fotografia

Declarada Monumento Nacional, esta playa asturiana entre Ribadesella y Llanes constituye un singular paisaje geológico que la naturaleza nos regala. Una cueva y grietas que comunican este espacio con el mar permite que las mareas y el aleáje penetre en una dolina que se ha formado encima de un acantilado formando una piscina natural que tiene unos 40 metros de longitud, con arena gruesa y rodeada de un paisaje rural donde la peligrosidad es muy baja. La dificultad que tiene por llegar pues tiene que ser a pie desde la localidad más cercana, hacen que este lugar sea muy poco concurrido.

fotografia

Al estar declarada como Monumento Natural está protegida. Un cartel avisa de las pautas a seguir en este paraje y también una amplia información sobre su formación geológica que explica como se ha formado esta dolina por el hundimiento del techo de ciertas cavidades que conectan con galerías subterráneas creando una playa que se puede usar en la bajamar y que se convierte en una piscina en la pleamar.

footgrafia

Al ser una playa muy pequeña no se le ha dado demasiada publicidad y son familias con niños los que suelen frecuentarla por la seguridad y control que se puede tener con los pequeños y por la tranquilidad que se respira en un paraje natural donde el progreso brilla por su ausencia pues no hay chiringuitos ni bares y tampoco vigilancia que por otra parte ni falta que hace.

Fuente:

Playa de Gulpiyuri.

footgrafia

footgrafia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: