El libro El Hombre Más Rico de Babilonia es una verdadera ayuda en materia de ahorro y planificación financiera. De una manera sencilla y amena de leer va dando las pautas para adquirir, mantener y reproducir el dinero. Es verdaderamente motivadora y estimulante la forma como nos enseña a ahorrar. Uno termina pensando, si en esa época tan remota lo pudieron hacer y progresar de tal manera, ¿por qué yo no lo puedo hacer también? ¿Qué me impide poner en práctica sus consejos?

Su autor, George S. Clason, se vale de parábolas e historias propias de esta antigua civilización y nos muestra cómo lograron acumular riquezas y un desarrollo económico sin precedentes para su época.

El camino que muestra hacia la prosperidad y la felicidad es tan simple, lógico y vigente hoy en día. Pero me gustaría que adquieran este libro y lo lean, es fácil de obtener. Es provechoso cultivar la lectura con esta clase de libros; y si no le gusta leer, puede comenzar con hacerlo diariamente por unos 10 minutos. Al cabo del tiempo verá que sin darse cuenta va aumentando ese tiempo, ya que estará disfrutando de una buena lectura.

Hoy lo que quiero compartirles es sobre el Ahorro, que nos sugiere el libro. Tomar una décima parte de todo lo que recibimos. Es decir, separar el 10% de nuestros ingresos (no importa si son pocos o muchos, si son diarios, semanales, quincenales o mensuales) y vivir con el 90% restante.

Parece imposible si podemos casi que afirmar : “pero lo que gano no me alcanza, cómo voy a ahorrar”. Primero estar repitiendo cosas como ésta es lo que nos mantiene siempre en la misma situación, ya que eso es lo que inconscientemente estamos deseando y pidiendo.

Segundo, debemos hacer un análisis de la forma en que distribuimos el dinero. Hay gastos que son necesarios y otros que son más bien un gusto o lujo.

Hágase unas preguntas como: ¿Qué pasa si dejo de comprar “esto”? ¿Mi vida se afecta negativamente si no gasto mi dinero en “esto”? ¿”Esto” es lujo o necesidad, aporta algo valioso a mi vida o la de mi familia?

Cuando vemos que hay cosas que realmente no necesitamos y que podemos prescindir de ellas, nos damos cuenta de que van sumando y sumando gastos. Es posible que diga que todo lo necesita o que ya creen todos en su núcleo familiar que es importante; entonces busque alguna forma de economizar un poco.

Por ejemplo, cuando pueda camine un poco y ahorre en un transporte, tome de vez en cuando un bus en lugar de un taxi, si le gusta ir a cafeterías consuma algo rico pero más económico, aproveche los descuentos en los supermercados y los días de precios especiales, reduzca un poco las salidas a comer por fuera, entre muchos otras cosas que puede escoger. Haga las cosas con moderación, los excesos nunca son buenos.

Esto no significa que reduzca su calidad de vida y pase penurias o se comporte como si no tuviera nada de dinero. Se trata de tomar el control de sus gastos y poner sobre la balanza cómo emplear mejor sus ingresos.

Poco a poco se dará cuenta que si hay cosas que puede reducir o suprimir; especialmente sentirá gusto cuando su “caja de ahorros” va creciendo y esto le llenará de orgullo, confianza, seguridad y satisfacción.

Empiece con un porcentaje de ahorro, en la medida de sus posibilidades, hasta llegar al 10% y por qué no, aumentarlo.

Otra de las partes importantes que trata el libro, es que al “ahorro” hay que ponerlo a trabajar por nosotros. Es decir, que el dinero haga más dinero, indirectamente sin ser parte de su actividad principal, como una fuente de riqueza alterna de su abundancia y prosperidad. Para esto dá unos consejos a seguir, pero ya es materia de otro artículo.

Si le interesa seguir con este tema, déjeme un comentario con su correo, y podemos profundizar un poco más.

Yo soy ama de casa, y para nada experta en estos temas, pero si estoy muy interesada en conocer más al respecto para mejorar mi vida y mi entorno. Quiero manejar mis emociones y comenzar a poner en práctica algunas acciones para lograr disfrutar más de la riqueza y abundancia que Dios desea para nosotros.

Espero les sirvan estas reflexiones y juntos podamos crecer más buscando un equilibrio en nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Me gustaría mucho conocer su opinión e intercambiar información.  Si quiere déjeme un mensaje y compártame su correo para enviarle más datos de este u otro libro.

“Abundancia es la Seguridad Perfecta de que ya lo tienes todo porque:

  • Yo soy uno con Dios
  • Todo lo que Dios es Yo Soy
  • Todo lo que Dios tiene Mío es.”

 

Vea otros artículos :

La gratitud con amor nos conduce a Dios

El Poder de las Palabras las Imagenes y Metas

Educar en Finanzas a nuestros Hijos

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: