pegaso 

Fuiste princesa de una casa bien;

La Consentida y mimada unigénita

de una familia adinerada;

Todos tus sueños e ilusiones

era complacidos al Instante

El pecado, Siquiera, mirar su precio;

Pero tú te Sentias Prisionera

Encerrada en tu preciosa jaula

de oro, esmeraldas y turquesas.

Un día quisiste probar algo nuevo

que te ayudara un Alcanzar esa libertad

que, HACIA TIEMPO, ansiabas QUE TU;

Y, pensaste, lo que habias encontrado

Al sentir como un loco Pegaso Blanco

galopaba, Desbocado, por tus venas.

El te elevó hasta el cielo,

te hizo Alcanzar las estrellas

A su llevarte al paraíso;

Pero no quisiste darte cuenta

de que solo era un espejismo

y te precipitaste al vacio.

Balada para una gaviota

que, buscando libertad,

Sé Fugo en un caballo alado

que nacía de una jeringuilla;

Balada para una gaviota;

Balada para una princesa

Riquezas que dejó y lujo

para mendigar en una esquina.

Cuando, al final, descubriste

que, en realidad, te esclavizaba

quisiste dar marcha atrás;

pero tu billete había caducado

Y, con las venas quemadas,

no podias volver al camino;

Estabas al borde del abismo

Y, con los ojos Vendados,

Hacía caminabas tu fin.

Ya todo cambio para tí

pues, solo podias seguir,

un expensas del próximo Pico;

eras una marioneta sin cuerdas,

una barquichuela que zozobra

Acosada por la furia del temporal.

Una noche te pasaste

Y, con tinta de Jaco,

escribiste tu epitafio

En un callejón solitario y lóbrego

Con la jeringuilla en el brazo TATUADA

y, el alma, Cabalgando entre nubes

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: