el azar

El azar es una palabra vacía

Básicamente nuestros actos, generalmente los efectuamos con la intención de procurarnos una felicidad imperecedera que jamás termina por llegar. ¿Por qué pasa esto? En la actualidad, donde nos encontramos ahora, tal vez es posible creer que los avatares de la vida, sus circunstancias, sean dirigidas por una Entidad Superior, insensible, que está determinada a hacernos las cosas más difíciles o complejas. ¿Será?

A veces no nos explicamos porqué evitamos comulgar con la verdad, pretendemos afincarnos en un rol de motivos y razones que se gestan a nuestro rededor, que está asociado a otras personas, como; si estos eventos no tuvieran nada que ver con nosotros, tú sabes, ¡casualidades! Oh.

¡Respira!

Ejecuta la rutina respiratoria que has realizado cotidianamente y luego utiliza tu intuición para escoger en tú acervo de emociones/pensamientos, una emoción. Analiza la situación y examina a todos los involucrados en la misma. ¿Qué te parece?

A tú libre entender, ¿las imágenes coinciden en relación, con la emoción que elegiste?

Tal cuál tienes conciencia de las cosas, por ellas; generas un pensamiento y este a su vez produce una emoción que anuncia una actuación de tu parte. Sea cuál sea el acontecimiento, este viene a ser una demostración de lo que te sucede internamente. ¡Sí! Verdaderamente, esto es como un vehículo portador que presenta a todas vistas, la respuesta que te llevarán a la salida. Miremos con atención nuevamente tu registro y por esta vez observa cuántas veces se repite una misma emoción, mira atentamente como se desarrollan las circunstancias.

Es cuestión de tomarse un tiempo prudencial y mantenerse respirando. Nada hay ahí, que temer. Es propio, puedes transformarlo. No te resistas, al decurso natural de lo que pasa en tu interior, solo revisa con circunspección los patrones de conducta. La consideración precisa, liberará tenciones irrelevantes que nos permitirán observar las causas profundas que nos empujan a la acción.

elección

Aíslate de la pretensión del escenario del yo y, sé tú mismo. ¿Puedes mirar, que lo que acontece dentro de ti es; la causa de lo que pasa? No importa si otra persona propició el descontento o malestar. Ahora tienes la certeza de que ese momento es tuyo y solo tú puedes decidir como tomarlo, desde la herida o desde el conocimiento, tú decides. Eres el poder que manda.

Concéntrate en tí

De ser necesario, pide ayuda. Busca alguien que te provoque confianza y, sea capaz de prestarte ayuda, porque quizás este ejercicio te cree confusión. Descarta los resultados inmediatos. Ve paso a paso, a tu propio aire. Concéntrate en ti. Toda la acción que estamos realizando es una cirugía del Alma, que produce un cambio hondo a cada paso que das, para lo que se requiere suma atención y resistencia. No te rindas.

Nada sucede al azar, porque sí. El decreto que has creado va dejando huella y, la vida entonando señales que dirigen y alumbran el camino que estás transitando. Créelo.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: