Soy Jukanchub, un niño de 12 años que vive en un pequeño pueblo de Somalia, donde sufrimos cada día la sequía y el hambre.
Me han contado que existen niños en otros países que comen y beben agua potable cuando quieren. ¡Qué suerte!
Hace muchos años, cuando en países muy lejanos otros pasaban hambre, era más difícil ayudarles, porque no existía la televisión ni los ordenadores. Pero hoy hay muchas personas en el mundo, a las que les sobra comida y agua, que saben lo que sufrimos cada día y que no nos ayudan.
Cuando los países ricos quieren solucionar un problema, sus gobernantes consiguen muchísimo dinero y lo destinan a los bancos, a pagar la deuda de sus gobiernos o a lo que haga falta.
Pero para ayudarnos a nosotros nunca es el momento. Los países ricos tienen dinero más que suficiente para evitar que miles de niños muramos cada día por hambre o falta de agua potable. Y las personas que allí viven no les exigen ayudarnos. ¿Por qué no lo hacen? ¿Por qué no exigen ustedes a sus gobernantes que nos ayuden? Háganlo, por favor, lo necesitamos para vivir. Hoy el mundo, gracias a las nuevas tecnologías, es como un pueblo muy grande, en el que el hambre y la pobreza son realidades conocidas, que entre todos debemos solucionar. ¡POR FAVOR!

(Traducción al español corregida)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: