“Es la vía oceánica más larga del mundo”, afirma el diario The Sunday Times, de Londres. “Bajo las aguas del Pacífico se extiende una ‘autopista’ que va desde las doradas playas de California hasta las rocosas costas de Japón, pasando por Hawai.” Jeff Polovina, biólogo marino de Hawai, descubrió y trazó hace poco esta ruta tras haber marcado a ballenas, tortugas, atunes, delfines y tiburones. La “carretera” es rica en plancton, del que se alimentan cangrejos, medusas y calamares. Estos, a su vez, sirven de sustento a los viajeros marinos que recorren largas distancias. Las tortugas bobas, descritas en el periódico como “el jet set del mundo de los reptiles”, nacen en Japón, crecen en la costa de California y viajan continuamente de un punto al otro. En invierno, la ruta oceánica se desvía unos 1.000 kilómetros hacia el sur, uniendo el sur de California con el mar de la China Meridional.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: