EL AURA Y LA ABUNDANCIA


EL AURA


El aura es un campo de energía Yang, o sea se está hablando de una fuerza energética dentro de lo que es, el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.

El principio del Ying y del Yang, fuerza femenina y masculina en la cultura china, son ambas opuestas entre si pero que al mismo tiempo se complementan y se encuentran en todo lo creado a nivel universal. Estas dos grandes fuerzas tuvieron un papel preponderante en la creación de las dimensiones y planos físicos en todos sus grados de existencia. No puede existir una sin la otra.

Ahora bien el tema que nos compete hoy es sobre el aura. Un campo electrónico que nos envuelve y hace las veces de escudo protector, pero este debe ser cuidado para que cumpla con la función por la cual fue creado. Todos los seres humanos desde que nacemos lo tenemos a nuestro alrededor y a partir de los 7 años que es cuando iniciamos nuestro proceso de razonamiento, es cuando somos realmente responsables de la energía que emanamos a través de nuestros pensamientos y sentimientos y que afecta de forma proporcional a su calidad, a toda esta energía que nos acompaña.

Energía que nos rodea

Cuando tenemos pensamientos y sentimientos fuertes de inarmonía, la agujereamos y cuando esto ocurre, por los orificios que se forman, entran todo tipo de virus y bacterias físicas y energéticas que afectan al cuerpo físico y a la mente, inclusive, estos elementos invasivos o intrusos, afectan nuestro juicio y hacen de la suya con nuestro ego, haciendo que tomemos decisiones equivocadas en perjuicio de otras persona, inclusive en contra de nosotros mismos.

También entran todos los electrones mal calificados que hemos generado a lo largo de nuestra existencia y que nos llegan de retorno, esperando para entrar y afectarnos no solo a nuestro cuerpo sino a nuestro ambiente, nuestro mundo y nuestros asuntos. El alma de cada quien acepta la responsabilidad de lo que hizo su personalidad exterior y no le queda más remedio que ver como sufrimos las consecuencias de nuestros actos.

Si queremos reforzar este campo energético, debemos además de auto observarnos para cambiar nuestros hábitos de pensamientos y sentimientos, también debemos hacer ejercicios de reforzamiento, generando energía de buena calidad que selle los orificios. ¿Y cómo lo hacemos?

se consigue paz, equilibrio, armonía y alegría para el cuerpo y el alma

A lo largo del día debemos encontrar un momento, dependiendo de las actividades de cada uno, habrá quien lo pueda hacer en el día, otros tendrán que intentarlo preferiblemente bien temprano en la mañana o en las noches, lo importante es encontrar el lugar y tiempo indicados donde podamos entrar en contacto con nosotros mismos, poner los pies descalzos sobre el suelo, estando sentados y equilibrarse.

Suba los hombros a la altura del mentón y suéltelos abruptamente, respire profundamente tres veces soltando el aire por la boca, sienta su cuerpo relajarse, luego piense en algún episodio de su vida que le haya proporcionado un profundo sentimiento de amor, satisfacción y alegría; inunde todo su cuerpo con esa sensación para luego proyéctela hacia fuera, llenando su campo energético como hasta 2 metros alrededor suyo, de toda esa calidad de energía. El amor une, sella y cierra los huecos.

Le puede poner el color que quiera para visualizarlo mejor, siempre colores claros; le puedo recomendar que primero pueda ver la energía de color violeta claro destruyendo puntos grises y negros dentro de su aura, luego rosado como el amor, uniendo todos los electrones alegremente, y por último azul cielo formando un escudo protector en donde rebotan todos los electrones sucios ya sean propios o de otras personas con malas intenciones.

Hay que sembrar amor para recibir amor

 

HAY QUE SEMBRAR AMOR PARA RECIBIR AMOR. Aunque para algunos suene ridículo.

Después que nuestra aura está sellada podemos seguir emanando esta calidad se sentimiento amoroso, de paz y de ternura hacia todos los que trabajan a nuestro alrededor o viven con nosotros.

Esta actitud o ejercicio va creando en nosotros una predisposición a lo positivo, a los buenos sentimientos y nuestro ser interior comienza a colaborar con nosotros, porque le estamos hablando en su idioma, él despierta y contribuye a que cada vez tengamos más consideración y tolerancia hacia los demás, que vayamos aprendiendo a dar más y a no dejarnos llevar o ser dominados por la mezquindad de nuestro ego, que solo fue creado para que tuviéramos una forma de comunicarnos con el exterior, proyectando lo que realmente somos en el interior, solo que se nos olvida que venimos de adentro y pertenecemos a los mundos superiores.

Esta buena energía lo único que va a hacer es atraer cosas buenas a nuestra vida, buenas experiencias y buenas relaciones. Hay que cultivar lo mismo que queremos atraer. Recomiendo que dejen de criticarse públicamente o de criticar a los demás.

APRENDEREMOS A VIVIR Y DEJAR VIVIR.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: