Aumenta la intolerancia

Se ataca a quien es diferente o a quien discrepa, por el mero hecho de expresar lo que piensa

Los países auténticiamente democratícos pueden presumir y gritar a los cuatro vientos, que lo son, porque respetan lo más sagrado que poseen todos los seres humanos, la libertad.

Ese no es el caso, de un país como España, aunque a algunos políticos a diario repiten hasta la saciedad que la democracia española goza de una salud envidiable, y  no solo lo dicen ellos, también repiten el mismo discurso determinados sectores sociales.

No por repetir mil veces una mentira, se va a convertir en verdad. La realidad es bien diferente, si se limita la libertad, el ataque que recibe la democracia es casi mortal.

Intolerancia, sociedad y redes sociales

Los ataques a la libertad artística, de expresión, de información y de opinión, son constantes.Los realizan a través de las redes sociales, esas que han perdido la función social para las que nacieron.

Parece que esa parte de la sociedad se ha pasado al lado oscuro, o quizás es que no ha dejado de estar nunca reprimida.

No solo sucede en las redes, es tan sencillo como entrar en  cualquier foro de opinión, para darse cuenta de que los insultos, en ellos están a la orden del día, se censuran comentarios, más o menos fundados, se eliminan todos aquellos que no son de la misma opinión que la la de una persona, que con anterioridad, ha expuesto su forma de entender una determinada noticia. No realiza el borrado el moderador del foro, que es el único que debería poder hacerlo. Sino que lo hace el propio usuario, con el agravante de que el ofendido es quien realiza la función de censor.

Aumenta la intolerancia

Nadie duda de que hay cosas que no se pueden tolerar, como son los casos de violaciones, violencia de género, abusos o cualquier tipo de maltrato, pero deben verse dentro del contexto en el que se producen.

A lo mejor la culpa de todo, la tienen aquellos que han cedido su libertad, que no han calculado bien las consecuencias que esa cesión podría tener. La libertad es lo más sagrado y nadie la puede limitar, salvo que sea la propia persona la que decida hasta donde puede llegar o no.

 

 

 




Aumenta la intolerancia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: