fotogarfia

De larga historia, Praga encierra muchos misterios y leyendas y uno de los lugares que más llama la atención es el Palacio de Wallenstein que fue el primer edificio no religiosos construído en barroco y que perteneció a Albrecht von Wallenstein y que en la actualidad se ha convertido en la sede del Senado Checo. Contrastando con la elegancia del palacio, en la parte del jardín un muro presenta imágenes extrañas e inquietantes con unas especies de estalagtitas con máscaras que hacen muecas, monstruos grotescos, serpientes, etc.

fotogarfia

fotogarfia

Los artistas que trabajaron en la construcción del palacio y el jardín eran importantes arquitectos, pintores y escultores italianos que realizaron las órdenes del egocéntrico Wallenstein que pidió le pintaran en el techo de la sala principal un fresco de Marte, el dios de la guerra. Albrecht von Wallenstein, duque de Mecklemburgo tenía una gran fortuna que atesoró como Comandante Jefe de las fuerzas imperiales en la Guerra de Treinta Años.

fotografia

fotografia

El duque poco tiempo disfrutó de su obra ya que al año de habitarlo murió y su viuda vendió el palacio a un sobrino suyo perteneciendo el palacio a la misma familia hasta 1945. Terminada la segunda Guerra Mundial la finca pasó a manos del Estado checoslovaco que lo reformó para convertirlo en el Senado de la República Checa. La capilla del palacio es de dos pisos de altura  y decorada con escenas relacionadas con la leyenda de San Wenceslao. El primer piso lo utilizaba el duque, su esposa usaba el segundo piso y el servicio ocupaba la parte más alta que es la tercera planta.

fotografia

fotgarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: