En los pasados días los bogotanos vivimos un día difícil, recuerdo de épocas anteriores en las que desafortunadamente, fuimos asolados por personajes que quisieron someternos a un régimen de terror por intereses politicos y económicos; días que, a pesar de ser espinosos, se han superado, pero que por situaciones aun no muy claras volvieron a emerger, rememorando esos momentos de pánico y angustia el dia 15 de mayo cerca de las 11 de la mañana, en un atentado perpetrado contra el señor Fernando Londoño, ex ministro de interior y justicia en Colombia.

Ex ministro del interior y de justicia de Colombia, columnista y director de un programa radial donde se debaten temas de interés nacional.

Este abogado, economista y político de 67 años, y quien ahora trabaja como columnista en importantes diarios de Colombia y director del programa de radio La Hora de la Verdad en la Cadena Súper, resultó herido por este flagelo de la violencia; y no sólo él, sino un veintena de personas mas, padecieron de multiples heridas a consecuencia del estallido de una bomba, al parecer colocada en la ventana de la puerta del conductor del automóvil donde se transportaba Londoño, en una zona muy concurrida de la capital colombiana.

Imágenes impactantes que evidencian momentos de pánico y terror posterior al estallido de la bomba.

No corrieron la misma suerte el conductor del vehículo y su escolta, hombres que en su labor de proteger al ex ministro fallecieron, dejando familias sumergidas en absoluto dolor, hombres valerosos y que pese a que, pocos los conocieron en vida, muchisimos somos los que lamentamos su muerte. Tristemente la inocencia de miles paga por la maldad y corrupción de pocos, en una sociedad donde la desigualdad brota a flor de piel, donde cada cual busca lo suyo, como bien lo dice la Biblia "amadores de si mismos", personajes con un corazón tan frío y oscuro que no tienen misericordia por nadie.

En contraste estas familias tanto de las victimas como de los heridos, poco a poco reconstruyen sus vidas, y en general todos los colombianos, aunque indignados y afligidos, seguimos adelante... no obstante, diversas son la preguntas que quedan despues de estos acontecimientos pero de ellas sobresalen el ¿hasta cuándo el silencio de los inocentes será el pan de cada día? y ¿hasta cuándo persistirá la aplastante sombra de los inicuos en nuestra sociedad?...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: