El ataque y la defensa en las parejas

Si las personas se sienten agredidas por el motivo que sea, su forma de reaccionar será instintiva y pasarán al ataque

Del mismo modo se actúa cuando se mantiene una relación de pareja y uno de los dos miembros se siente atacado por el otro. Normalmente una persona, no piensa en lo que hace cuando se siente agredida, se limita a actúar y a atacar para así poder defenderse mejor. 

El ataque y la defensa en la pareja

En ocasiones, es demasiado fácil perder el control de uno mismo por algo que ha dicho o hecho la pareja. En ese momento, la persona que se siente agredida es incapaz de entrar en razón; lo que le lleva a actúar de cierta forma que tarde o temprano terminará por lamentar. Es a partir de este punto en el que empiezan a aflorar todos los problemas en la relación. Puesto que cuando el sentimiento de enfado empieza a disminuir, aparece la razón que es la que hace que se produzca el sentimiento de culpa y de nuevo la persona se siente atrapada en ese sentimiento. Es un proceso que se repite varias veces, hasta que la razón gana al sentimiento y se deja paso a algo más.

En ese momento aparece el orgullo, la persona se pregunta ¿cómo puede ser que sea ella la que tiene la culpa?. Ya que esa fue la respuesta que recibió de la razón. La consecuencia es que se entra en una nueva fase de furia, en esta ocasión el enfado es con uno mismo, por lo que la persona haciendo uso de su mecanismo de defensa, acaba echándole la culpa al otro. Es un círculo vicioso que no tiene fin. 

Encontrar la solución

El primer paso para evitar peleas en la relación de pareja, es reconocer que la forma de actúar de cada uno termina por afectar al otro integrante de la relación, por lo que cuando se tiene un sentimiento muy fuerte, es importante pararse a pensar y una vez que se haya reflexionado se aborde con el otro la situación, de forma lógica y razonada. 

 

 

 

 

El ataque y la defensa en las parejas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: