Recientemente ha salido a la luz el caso de un padre argetino que vivió durante tres años con el cadáver de su hijo muerto. Este caso no es un hecho aisaldo, ya que a principios de este mismo año en Girona una familia entera llevaba meses durmiendo y comiendo junto al cadáver de uno de sus hijos de siete años. Son casos extremos de personas que no asumen la muerte de un familiar querido. 

En la ciudad argentina de Villamercedes un hombre guardó y vivió con el cadáver de su hijo de 26 años durante tres años. La policiía encontró los restos óseos del joven tras la denuncia de la madre (los padres del fallecido estaban separados y el hijo vivía con el padre).

A principios de este año en Girona se descubría que una familia entera llevaba al menos un mes viviendo y comiendo junto al cadáver de su hijo de seis años que había fallecido de . El fiscal de caso determinó que los padres no presentaban ninguna enfermedad mental, pero que no había asumido la muerte de su hijo y aparententemente estabn esperando que su hijo "despertara".  

Actualmente nuestra sociedad ha perdido la esencia de ver la muerte como un hecho natural, como parte de la existencia humana. Así ante la muerte de un familiar (generalmente de forma dramática o espontánea) mucha gente no asume la defunción e incluso llega a negarlo. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: