Aspectos relevantes de la pragmática.

El código lingüístico se descubre en el habla, pero los hablantes tienen el código interiorizado, por lo que se ha tenido que dar el paso de la lengua al habla, que es posible gracias a la operación de anclaje de los enunciados en el contexto. Esta operación es la deixis, y los elementos que la realizan son los deícticos. Además, los verbos realizativos contribuyen a este paso de la lengua al habla.

El origen del término y el concepto hay que situarlo en las gramáticas griegas, correspondientes a los elementos demostrativos y realizativos de las latinas.

El primer gran teórico es Bühler, quien diferencia el campo simbólico, en donde los signos significan objetos de manera abstracta, del campo mostrativo, en donde los signos significan los objetos a través de un señalamiento. Además distingue tres clases de deixis:

  • Deixis ad oculos: es equivalente a un señalamiento natural.
  • Anáfora: consiste en la capacidad que tienen las expresiones deícticas de remitir a otras expresiones situadas en el contexto lingüístico.
  • Deixis am phantasma: donde el hablante lleca al oyente al reino de la fantasía para que pueda participar. Esta deixis se manifiesta mediante:

Cuando lo representado viene hacia nosotros

Cuando nos trasladamos a determinados lugares de modo imaginario.

Ver lo representado desde un lugar de observación.

La deixis es un fenómeno de anclaje de los enunciados con respecto a un punto vació u "origo" en el que se sitúa el hablante en las ordenes personal, espacial y temporal. El hecho de que sean necesarios estos elementos ha propiciado la idea de deícticos a fenómenos en los que se manifiesta la presencia del hablante. Pero, una cosa son los fenómenos lingüísticos de naturaleza subjetiva, en los que se proyecta la presencia del hablante, y otra los estrictamente deícticos, que tienen que ver con una orientación centrípeta.

  • Deixis personal: la toma en consideración del “YO-hablante” constituye el carácter pragmático. Importa el hecho de que estas expresiones codifican al codificador y del descodificador, aunque incluyen el componente deíctico en relación egocéntrica con el punto vacío que coincide con el YO. La deixis tiene lugar en la enunciación donde existe un sujeto de la enunciación y un receptor. Además hay que distinguir entre un YO abstracto, que ordena el discurso sobre él mismo, y el YO concreto, que lleva a cabo el acto de habla.
  • Deixis temporal: la naturaleza deíctica del tiempo queda definida por la relación entre el tiempo de los acontecimientos y el punto 0 en que tiene lugar el acto de enunciación. En la deixis temporal hay coincidencia entre este tiempo y el del oyente, coincidencia que no tiene lugar en la personal, ni en la espacial.
  • Deixis espacial: la lengua codifica el espacio, de la misma manera que codifica la persona y el tiempo. En la lengua el espacio en un espacio funcional, un esquema de coordenadas condicionado por una proyección del sujeto a través de expresiones deícticas y prepositivas, entre otros mecanismos de naturaleza natural.
  • Deixis social: existen relaciones sociales que dan cuenta del papel social de los participantes en el hecho enunciativo o de la relación entre ellos que codifica la lengua. En las lenguas existe también selección léxica en función del destinatario. La deixis social puede ser relativa o absoluta. La relativa es la que da cuenta de las relaciones del hablante con el destinatario. La absoluta es la reservada a ciertas personas en exclusiva, como Majestad para el Rey.

Los actos de habla son una unidad de comunicación. No hablamos con oraciones, sino con enunciados, resultado de concretar en contextos adecuados unidades abstractas del sistema. Los actos de habla se ven sometidos a unas condiciones, a una regulación pragmática que asegure el éxito en la comunicación. Las reglas no son de la misma naturaleza, unas son constitutivas y otras regulativas. Las primeras constituyen los actos y los definen como tales, mientras que las segundas los regulan desde fuera, a pesar de que los actos de habla existen previa e independientemente.

El sentido lo entendemos como el contenido que se transmite en los actos de comunicación. Resulta de la suma de diferentes componentes entre los que el significado o contenido sistemático aportado por los signos lingüísticos es el más importante.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: