El Estrés es la principal respuesta que tiene nuestro organismo ante una situación de ahogo y sobre todo ante una rutina recargada. Investigaciones dicen que tres de cada diez personas sufren o han sufrido estrés en los últimos tres meses.

Ante la pregunta ¿A qué asociamos el Estrés? Cabe mencionar que tiene múltiples orígenes y que, no es sólo provocado por un demandante trabajo o a una estresante rutina. Entre las causas más comunes asociadas al estrés encontramos: la falta de claridad en las prioridades del trabajo, exigencias sobre el tiempo mismo (tiempo personal, ya sea actividades programadas que uno no tenía en mente, o ceder el espacio propio a causa del trabajo y el estudio), la eficacia de las personas y la falta de esta, el hecho de no tener tiempo pero tener mucho que hacer, carecer del apoyo de la familia en cuanto a situaciones laborales, académicas o personales, falta de confianza en sí mismo, presión por parte del medio externo como de uno mismo, una demanda estudiantil que excede a la capacidad máxima del entendimiento, entre otras … lo que nos hace sin duda sentir que la cabeza nos va a explotar y refugiarnos en la frase NO PUEDO CON TANTAS COSAS A LA VEZ.

Los cuadros de estrés son episodios de corta duración pero que con el tiempo puede volverse crónico.

Factores hormonales del Estrés

Generalmente cuando las cosas no andan bien en nuestro cuerpo, este se hace notar de alguna manera como en el caso de un resfrío donde la persona comienza con pequeños malestares, dolor de cabeza, temperatura, entre otras. Algo similar ocurre con el estrés. Tenemos tres hormonas que van a influir en el estrés, son: SEROTONINA, NORADRENALINA, DOPAMINA.

La serotonina, es la encargada del sueño, y es un regulador de la temperatura corporal. Cuando esta hormona se ve afectada también afecta al cortisol que es la hormona que combate el estrés (esta debe estar en equilibrio las 24 horas del día. Si aumenta el cuerpo esta como en alerta, preparado para las situaciones de estrés)

La noradrenalina, es la encargada de entregar energía a la persona, por lo que bajos niveles de noradrenalina provocarán cansancio, fatiga y por sobretodo “querer hacer nada “.

La dopamina, es la encargada del placer y el dolor, por lo que bajos niveles de dopamina provocaran mayor dolor ante estímulos que normalmente no son tan dolorosos, además las actividades placenteras ya no lo son, la persona siente que su vida es pesada y dolorosa, por lo que se siente angustiada.

Síntomas

Entre los principales síntomas del estrés encontramos:

1.- Problemas de sueño y ausencia de la sensación de descanso.

2.- Falta de energía, desgano hacia las actividades de la vida diaria, pérdida del interés por los demás.

3.- Múltiples dolores: espalda, cabeza, cuello.

Otros síntomas son: dolores de cabeza frecuentes, ansiedad, sensación de prisa, agresividad, nerviosismo, crisis de pánico, llanto espontaneo.

Dato: el sol también afecta entre los episodios de estrés, ya que al tener una ausencia prolongada de sol y temperaturas cálidas las personas suelen andar más depresivas y angustiadas de lo normal.

Tratamiento

Cuando una persona está estresada tiende a hacer todo lo necesario para no sentirse más así, y el primer método que encuentra son los productos químicos. Si bien las pastillas nos quitan el estrés y nos hacen sentir bien nuevamente, generan un comportamiento adictivo.

Estrés -> Medicamento -> Placer -> Dependencia -> Tolerancia

Como cualquier droga estos medicamentos liberan el estrés, y vuelven todo más placentero, pero a la larga cuando la persona vuelva a sufrir un cuadro de estrés necesitará más y más medicamentos para obtener el mismo resultado que en un principio tenía, esto es conocido como Tolerancia.

Por el lado natural, también encontramos solución al estrés y estas son hierbas, como la Hierba de San Juan, Té mate, Flor de Anís (estrella), Jengibre, Menta, las cuales quitan la sensación de ahogo, pues estas tienen fines tranquilizantes, relajantes, necesarios en situaciones donde nos vemos al borde del abismo.

Como ven, siempre podemos encontrar soluciones a nuestros problemas, ya sea de manera química o natural, sólo que muchas veces optamos por la más fácil o la más conocida, sin saber que en un principio nos hacíamos un bien pero a la larga nos hacemos mucho daño.

Para mí la solución es un poco más simple y sobre todo la más sana: CONOCER EL PROBLEMA para luego poder combatirlo, si no sabes lo que te sucede o que es lo que te provoca esa sensación de estrés jamás podrás encontrarle una completa solución, sólo encontraras “lapsus” de bienestar lo cual no es placentero para nadie.

“La mayoría de la gente gasta más tiempo y energías en esquivar los problemas que en tratar de resolverlos” – Henry Ford.

Piensa en ti, eres la única que puede liberarte de tus propios problemas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: