el aseo natural de los gatos

Los GATOS son por naturaleza extremadamente limpios y pasan de un 8% a un 15% de las horas de vigilia acicalandose. Esto implica una pérdida de agua: con el aseo los gatos pierden al día tanta humedad a través de la saliva como de la orina. Sin embargo, las ventajas del aseo constante son muchas. No sólo limpia la piel sino que contribuye al éxito del gato como depredador.

El gato puede parecer remilgado, pero cazar y comer pequeños mamiferos es un asunto sucio. El pelaje se contamina con los restos de la última comida. Si no se eliminan, los olores atraen la atención de depredadores inoportunos, pero el ASEO eficiente elimina la suciedad y los olores del pelaje, y regula la temperatura corporal. Cuando el pelaje se mantiene de forma adecuada, se crea una capa aislante que los protege del exceso de calor y, en días muy calurosos, la evaparación de la saliva depositada al lamer tiene un efecto refrescante en el cuerpo.

Muchos veterinarios han comprobado que los gatos tienen menos problemas bacterianos en la piel que los perros. Esta resistencia aparentemente natural a las infecciones cutáneas se puede deber a que el aseo elimina las bacterias o a que la saliva previene activamente su desarrollo. Sea por la razón que sea, el aseo es necesario para tener una piel sana.

El aseo es una conducta instintiva en los gatos. No necesitan observar a sus madres para aprender. A las seis semanas de vida, los gatitos se asean tan hábilmente como los adultos. El aseo sigue un RITUAL establecido. Se empieza por la cabeza, continúa con la espalda y los lados y termina en la base de la cola. Un lavado minucioso se extiende hacia la región anogenital, el estomago, las patas y entre los dedos. Los gatos son ambidiestros y utilizan ambas patas delanteras con igual eficacia para lavarse los costados de la cara y el cuello.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: