artrosis lumbar

La artrosis degenerativa lumbar.

 Es la más frecuente de las enfermedades reumáticas. Consiste en la alteración del cartílago, que es la superficie lisa por la que se deslizan los huesos de las articulaciones. Los cartílagos, son el equivalente de las ternillas duras y elásticas, que se encuentran al comer por ejemplo un pollo. La artrosis es algo parecido a la degeneración del cartílago articular, y no es una enfermedad exclusiva del hombre dado que también puede detectarse en muchas especies animales, especialmente mamíferos. La columna lumbar está formada por cinco vértebras que se sitúan en la espalda, entre las costillas y la pelvis, en la zona que popularmente se conoce como la "zona de los riñones". La artrosis de la columna lumbar se puede producirse tanto a nivel del disco intervertebral, como a nivel de las articulaciones interapofisarias.

¿A qué edad puede comenzar la artrosis?

Aunque se han descrito enfermos que padecieron artrosis lumbar a edad temprana, generalmente empieza en la madurez de la vida, por encima de los 40-45 años. Al contrario la artrosis no se debe exclusivamente al envejecimiento.

La artrosis de columna lumbar se puede acompañar de una pérdida de masa muscular en esa zona de la espalda. A esta afectación la llamamos atrofia muscular.

No es lo mismo artritis y artrosis de columna lumbar.

Hay artritis en la columna lumbar, aunque el nombre es similar son dos enfermedades muy diferentes. La artrosis es degenerativa y la artritis es inflamatoria. La artritis de columna lumbar, al contrario que la artrosis, duele característicamente más en reposo, pudiendo llegar a despertarle por la noche.

Sus síntomas.

Muchas veces se padece esta enfermedad sin tener dolor, y es un hallazgo fortuito al hacer radiografías por otros motivos. Sin embargo, la artrosis de la columna lumbar produce con frecuencia dolor de "tipo mecánico" que significa que aparece con el movimiento y la sobrecarga lumbar y mejora con el reposo. Algunas veces el dolor se localiza en la propia columna lumbar, y otras el dolor se siente en zonas próximas, es lo que llamamos dolor irradiado. Éste suele sentirse en los glúteos y en la cara posterolateral del muslo. Las épocas de dolor son más frecuentes cuando cambia el tiempo, y sobre todo cuando lo hace la presión atmosférica. Progresivamente, la artrosis limita los movimientos de la columna lumbar.Con menos frecuencia puede afectar a los nervios que salen de la médula y dar lugar a un cuadro de "ciática", que produce dolor a lo largo de un territorio de uno de los miembros inferiores.

Otro cuadro clínico que presenta la artrosis es el llamado "estenosis o estrechamiento del canal lumbar" en el que la compresión de las raíces nerviosas de la médula motiva dolor en la región lumbar y en los muslos, que aparece cuando los pacientes caminan y que les obliga a detenerse y sentarse. Ambos pueden necesitar tratamiento quirúrgico.

artrosis lumbar

Tipos de artrosis:

1. Artrosis primaria.

Es aquella que aparece sin factores causantes conocidos. Se llama idiopática por este motivo. Las localizaciones más frecuentes de la artrosis primaria son: manos, pies, rodillas, cadera o columna, entre otras. Existe una forma más generalizada que afectaría a tres o más articulaciones a la vez.

2. Artrosis secundaria.

En este caso sí se puede apreciar una causa para la aparición de la patología.

Enfermedades congénitas (de nacimiento). Traumatismos, algunos trabajos profesionales, o actividad física muy intensa y prolongada.Algunas enfermedades del metabolismo como los depósitos de cristales de pirofosfato cálcico; endocrino, como la diabetes o el hipoparatiroidismo; la acromegalia.Alteraciones inflamatorias neurológicas o vasculares, como la artropatía de Charcot, la neuropatía diabética. Otras enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide la gota o la enfermedad de pagel ósea.

Factores de riesgo de la artrosis

Los factores de riesgo son aquellos determinantes que presenta una persona que la hacen más susceptible a sufrir una enfermedad. En el caso de la artrosis, estos son sus factores de riesgo:

Edad avanzada (surge un incremento de riesgo a partir de los 50 años).Sexo femenino.Obesidad (sobre todo en artrosis localizada en articulaciones como las rodillas y otras que soporten peso como la zona lumbar de la columna vertebral).Actividad deportiva.Menopausia.Secuelas, después de una cirugía y golpes repetidos sobre alguna articulación.Antecedentes familiares: es posible la transmisión genética de la predisposición a sufrir artrosis. Los genes que regulan el colágeno, una proteína muy importante en la composición del cartílago, se transmiten de padres a hijos; y si estos genes están alterados, dan lugar a un colágeno poco funcional, lo que aumenta el riesgo de sufrir artrosis.

Aunque siempre se ha dicho lo contrario, las condiciones climatológicas no afectan a la aparición/empeoramiento de las enfermedades reumatológicas. Sí es cierto que las bajadas de presión atmosférica o una elevada humedad pueden hacer que el paciente sienta más molestias esporádica mente, lo cual no quiere decir que tienda a empeorar esta enfermedad.

Recomendaciones:

Perder peso, si esta sobrepeso.

Relajar la mente.

Cuando sientas que vas a toser o estornudar, recueste la espalda contra la pared.

Realizar ejercicios.

Colocarse con los pies sobre una silla, para descansar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: