? Artes Militares

Recuerdo a Rocha, el chaparro y macizo profesor de Gimnasia, ex-militar de mirada cuartelaría quien para entonces había sido llamado a “calificar servicios”, época aquella de quienes botados de las fuerzas militares no tenían más opción que la de ser ásperos instructores de gimnasia. Ahora, por el contrario son prestigiosos y prósperos propietarios de diversas empresas y compañías, explotadoras y oportunistas de la protección a la inseguridad reinante, llegando a ser un inmenso contingente, superior en numero a las fuerzas regulares.

Su pasión eran las pirámides humanas y los malabares, arrumar enjambres de muchachos, sin la menor protección y seguridad justificaban la paga.

Orgulloso marchaba acompasando con intenso trote y gesticulando como un frenético saltimbanqui a la “banda de guerra”, esta se llamaba así, quizá en alusión a la violencia que siempre nos acompaña, por las calles aledañas al Colegio, con el redoble de tambores, timbales y cornetas, entonando con su ritmo una y otra vez notas e himnos marciales, perturbando con el compás a los vecinos, espantando perros, emocionando viudas en apuros y beatas con ojeriza, e indicando con sus sonoras y estridentes demostraciones el prestigio del Plantel. Racatran, racatran, tan, tan.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: