ARTE ¿ES UN VALOR EN ALZA? ¿O UNA FORMA DE INVERSIÓN Y ESPECULACIÓN?.

Estamos en crisis, sin embargo,  la venta de obras de arte como  "LOS JUGADORES DE CARTAS" de Paul Cézanne, que ha sido adjudicada recientemente por la friolera de 191,6  millones de Euros, nos hace pensar que las grandes fortunas están apostando por un valor de siempre, y que no se devalúa aunque quiebren todas las bolsas del mundo, una obra de arte reconocida como tal, conserva siempre su valor.

El emir de Qatar "Hamad bin Jalifa Al Thani" pagó 250 millones de euros por esta obra, una de la cinco versiones sobre este tema bajo la autoría de Cézanne, el probablemente ha sido asesorado en esta compra y sabe que su inversión está segura mientras el cuadro esté seguro, por otra parte su fortuna es tal, que esta inversión no es desequilibrante para su economía, pero en caso de una caída estrepitosa de su estatus, esta obra vale su peso en oro.

Cézanne, hubiera dado cualquier cosa, para que alguien pagase una mínima parte de este valor  mientras el vivía, simplemente, para hacerse con nuevos materiales, imprescindibles, para seguir creando arte. Es la incongruencia de este mundo nuestro, que encumbra a los artistas cuando ya no lo necesitan.

El arte, para el artista suele ser una ruina, normalmente el artista pinta, esculpe o crea para su propio disfrute, algo interno mueve los hilos de la creación y esto está disociado de la acumulación de riqueza.

Sin embargo, los grandes coleccionistas de  arte se nutren de obras  inmortales, gracias a que alguién tuvo la clarividencia de ver en ellas la genialidad, y que se utilizan a modo de inversión segura,  que nunca se devalúa.

obra de arte (Paul Cézanne)

Algo se mueve dentro del mundillo del arte.

Hasta ahora, los principales coleccionistas, tanto de escultura como de pintura y joyas, eran americanos y japoneses. Esto está cambiando, actualmente, los árabes en primer lugar, seguido de chinos y rusos, son los que acaparan el mercado de las subastas de arte, lo que quiere decir, que el arte de alto nivel tiene un peso específico, como valor seguro, ante una situación de crisis económica mundial.

Surge aquí, un tipo nuevo de asesor, pués está claro, que no toda  obra de arte gana valor con el tiempo, para esto hace falta recurrir a consultores o asesores, que recomienden al inversor las obras que se revalorizarán sin problemas, así, vemos que el coleccionismo deja de ser un mero placer, para convertirse en un puro negocio. Esto, es triste para los artistas que viven el arte como expresión de un sentimiento, y deben sobrevivir gracias al tesón y el trabajo diario, a veces mal o nada remunerado.

Hay coleccionistas que compraron una obra, y después de cinco años consiguieron un estupendo beneficio, pero también, hay quien no acertó en su inversión y tuvo que vender, sin conseguir la ganancia esperada, normalmente esto ocurre por un mal asesoramiento, o por la prisa a la hora de vender la obra de arte. Christies's, la famosa casa de subastas de Nueva York, cerró en blanco e el 2011, subastaba una escultura de Degas, dos retratos de Picasso y un lienzo de Giacometti, pero nadie pujo, la cantidad de salida parecía muy alta, en este caso los inversores no consiguieron su negocio, las obras eran buenas, pero la especulación fué excesiva. 

Hay obras de arte que consiguieron récord en subastas, como "Retrato de Adéle Bloch-Bauer" de Gustav Klimt, vendido en 2006 por 101 millones de euros, o  "Muchacho con pipa" de Picasso, que en 2004  alcanzó los 78,5 millones de euros.

Parece ser que el tráfico de arte,  es el tercer gran delito, junto con el tráfico de personas. El primero es el de armas y el segundo el de drogas. Esto nos dice lo que mueve este mundo,  aparentemente  bohemio y desinteresado.

Retrato de Adéle

Muchacho con pipa

Otro problema es el arte oculto.

Hay  obras de arte que ni salen a la luz,  bien porque nadie las ha inventariado o bien, porque el propietario no puede demostrar cuando las compró, y cuanto pagó por ellas. Hay expertos intentando promover leyes que ayuden a regularizar estos casos, así  podriamos disfrutar de estas obras ocultas.

Una noticia,  para los que quieran intentar una inversión en arte...

(¡Advierto! no es para los que están sufriendo los rigores de la crisis)

La casa Sotheby`s de Nueva York, va a subastar una de las cuatro versiones de "El grito" de Edvard Munch, su precio de salida es de 80 millones de euros. Esta inversión es un  valor seguro, pero no al alcance de cualquiera.

Está claro, este mundo está fuera del alcance de la mayoría de los mortales ¿no?

El grito de Munch, valor en alza

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: