El artista francés Invader en su recorrer el mundo pasó por Málaga y dejó entre otras obras una andaluza vestida de rojo con abanico y flor en la cabeza en la fachada lateral del Palacio Episcopal y el Obispado ha puesto el grito en el cielo (nunca mejor dicho) alegando que "no es un lugar apropiado para ello". Este inmueble declarado Bien de Interés Cultural se encuentra en pleno centro de la ciudad y muchos son los turistas que cámara en mano no se van sin fotografiar a la flamenca bailando.

fotografia

Pese a ello, el delegado de la junta de Andalucía también ha dado su opinión: "Estamos por la promoción del arte pero salvaguardando y protegiendo los bienes catalogados". El artista urbano Invader recrea con mosaicos figuras de antiguos videojuegos en formato 8 bits. Su verdadera identidad la mantiene anónima pero es muy conocido y popular con 450.000 seguidores en Instagram. En su paso por Málaga dejo casi 30 mosaicos entre los que se encuentra la polémica bailaora que tanto ha incomodado al Obispado que exige que la quiten y además quiere sancionarlo.

fotografia

Los artistas urbanos suelen realizar sus obras al margen de la ley y en muchas ocasiones son sancionados, es especial este artista francés ha sido detenido y ha dormido alguna noche en la cárcel pero eso no es obstáculo para que siga recorriendo el mundo y dejando su rastro y su huella por donde pasa. En su paso por la capital de la Costa del Sol quiso dejar un homenaje a esta ciudad dejando su visión de una bailaora pero con "la Iglesia a topao" y ahora el Obispado quiere que se le ponga una sanción por "los prejuicios y daños causados en la fachada", pese a que a la mayoría de malagueños esta obra y el resto repartidas por la ciudad, les encantan.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: