fotografia

Varios tipos de arcilla se pueden encontrar en las tiendas especializadas en manualidades y las hay de diferentes colores. Las arcillas con aceite son las plastilinas que no se secan y se pueden reutilizar presentándose en varios colores y se usan mucho en trabajos escolares para los niños. Las arcillas con base de agua son las más usadas para hacer esculturas pues se secan con el aire y no hace falta utilizar el horno y una vez secas ya se pueden pintar. La arcilla para cerámica primero se deja secar al aire y luego hay que ponerla al horno a mucha temperatura para que adquiera el brillo normal de la cerámica que se suele usar para vajillas, jarrones, figuras decorativas, etc.

fotografia

fotografia

Para hacer una escultura para decorar nuestro salón o para regalar a nuestros amigos hay que empezar por comprar la cantidad necesaria de arcilla con base de agua. Principales pasos a seguir.

1º Realizar en un papel el dibujo que represente más o menos la idea de lo que queremos hacer.

2º Amasar muy bien la arcilla para se se vuelva muy moldeable.

3º Empezar a darle forma con las manos.

4º Trabajar los detalles utilizando los diverso utensilios que son para este trabajo.

5º Hay que mantener siempre  la arcilla húmeda por lo que se pueden echar de vez en cuando unas gotas de agua.

6º Si se deja a medias para seguir el día siguiente se debe tapar con un paño húmedo o con un plástico para que no se seque.

7º Una vez la figura está terminada se pone en un lugar aireado hasta que este bien seca que es cuando ya se puede pintar o barnizar.

También este tipo de arcilla es muy apropiada para realizar colgantes y diversos objetos de adorno para collares, pulseras, etc, que una vez secos y pintados resultan muy bonitos y decorativos.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: