Pop Art o Arte Pop es un concepto que la mayoría conoce, incluso hoy día muchos hacen referencia a nuestra cultura como tal, pero la verdad a través de este término se remonta al invierno comprendido entre 1954 y 1957, donde se produjo un gran aluvión de artistas, todos ellos rompedores y con necesidad de expresar su arte de una forma completamente diferente.

Las calles de Inglaterra, donde este estallido se produjo de forma temprana, no fueron las que darían paso a este fenómeno, si tal vez lo iniciaran, pero a una escala bastante pequeña, pues hacía tiempo que el arte pop había dejado atrás sus exposiciones en pequeñas galerías y escuelas de arte. El éxito de este fenómeno se produjo en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Nueva York. A muchos nos viene una imagen de aquellos maravillosos años donde las celebridades como Marilyn Monroe acaparaban todas las portadas de prensa. Pues en aquellos maravillosos años, por 1966, en Manhattan comenzaron a escucharse nombres como Andy Warhol, Tom Wesselman o Roy Liechtenstein, quienes llegaron para revolucionar el concepto de arte en pleno siglo XX.

Desde la costa este de Estados Unidos comenzó a expandirse a Europa y de ahí a todo el mundo. No tardó en conquistar el mundo entero, donde grandes coleccionistas comenzaron a adquirir obras con la finalidad de exhibirlas en diferentes museos y galerías ante un público escéptico al principio y más tarde estupefacto.

De repente el arte dejó de ser esculturas bien cuidadas con profundos mensajes y pasó a ser pinturas y esculturas basadas en anuncios, cómics, el cine, productos y objetos del día a día. Un claro ejemplo podría ser la famosa lata de Campbells de Andy Warhol. La finalidad de este arte era acabar con el elitista panorama artístico de la época y darle un aire más vulgar, más cercano y más llano. Con la llegada del arte pop las calles de Nueva York se permitieron el lujo de arrebatarle a París, la hasta ese momento considerada como capital del arte, su título. El Pop Art llegaba con fuerza y lo hacía para quedarse, para dar un giro de color y extravagancia tan poco usual en aquella época.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: