kukula

EL ARTE DE KUKULA

 NATALY ABRAMOVITCH Y EL ARTE DE KUKULA

EL ARTE: La infancia, la primera etapa de nuestra vida, forma a la persona y la marca para el resto de su vida. Este es el caso de KUKULA, el nombre artístico de Nataly Abramovitch de origen israelí. Nació en un pueblo cercano a Tel Aviv y era, prácticamente, la única joven en un vecindario constituido principalmente por personas mayores, todos ellos supervivientes del Holocausto europeo de la Segunda Guerra Mundial.

Entre sueños de princesas y el deseo de jugar con muñecas como cualquier otra niña, convivía con las historias que le contaban los vecinos de sus experiencias vividas. Confrontada con una realidad tan cruel, Nataly Abramovitch, una niña a quien no le faltaba nada en su vida excepto la felicidad y la inocencia correspondiente a su edad, se refugiaba en la pintura como forma de expresar sus pensamientos.

A medida que iba creciendo, perfeccionaba su arte. El resultado está actualmente más presente que nunca. Tras el nombre artístico de KUKULA, Nataly Abramovitch pinta sobre todo muñecas al estilo del siglo XVIII, pequeñas y bellas princesas con todos los lujos. No obstante, en sus caras se refleja una gran tristeza basada en una soledad vivida personalmente tras la ausencia de otros niños con quienes poder jugar y compartir. Tristeza basada en las crueldades vividas en propia carne por aquellas personas más cercanas a ella y quienes compartieron con ellas esas experiencias tan tristes que la marcaron incluso a ella para el resto de su vida.

EL ARTE DE KUKULA es, hoy por hoy, todo un símbolo de expresión de los sentimientos más profundos que puede llegar a sentir una persona. No sólo se reduce a unas bellas pinturas al óleo, sino se esconde un significado mucho más allá tras las caras tristes de una niña, una cultura, una tradición, una historia que jamás debió de ocurrir. Muchos de sus cuadros representan, incluso, una mezcla entre la inocencia de una niña y la sexualidad o feminidad de la mujer tras unas muñecas semi desnudas como contraste de lo que debería ser y aquello que no pertenece a una época de las primeras vivencias.

Ya adulta, Nataly Abramovitch decidió trasladarse a Estados Unidos donde reside actualmente de forma habitual y se dedica de lleno al arte, su pinturá al óleo, que se convirtió en su mejor aliado como forma de expresión. Ha conseguido hacerse un nombre en el mundo del arte encontrando cada vez más reconocimiento. La presencia de esta tristeza vivida se hace cada vez más latente y atrae a un gran número de espectadores que se acercan al arte.

EL ARTE DE KUKULA – Nataly Abramovitch

kukula

kukula

kukula

kukula

kukula

kukula

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: