¿Cómo no arruinarte con una herencia? te preguntas cuando te llaman tus primas para darte la mala noticia de que has heredado los bienes y las deudas de ese tío que no habías visto desde hace años. Te vienen los sudores fríos, titiritas con el frío que te imaginas al verte en la ruina, no duermes de noche, deseas no haber sido nunca parte de esa familia extensa que sólo te ha dado problemas y sigue dando problemas desde el más allá en el más acá.

Cálmate. Te voy a decir como no arruinarte con una herencia de un tío: sólo tienes que renunciar. Vas a un notario, pides hacer una escritura de herencia, pagas 50 euros, te pasas por Hacienda y entregas la copia simple de la escritura de renuncia más el impreso correspondiente cubierto y ¡eres libre! Le haces un corte de mangas a esas primas y primos que quieren arruinarte con las deudas heredadas del tío al que tanto querían ellos para fastidiarte a ti.

No te aconsejo aceptar la herencia del tío. Ni siquiera aceptarla a beneficio de inventario. Cuando aceptas una herencia a beneficio de inventario estás aceptando deudas hasta el valor de los bienes del finado. Es decir, si la valoración de los bienes es de 200.000 euros, aceptas 200.000 euros de deudas. ¿Piensas que vas a vender esos inmuebles que tiene el tío fallecido para pagarles a los deudores del tío? Eso son ilusiones. Pon los pies en la acera y haz lo que te digo para no arruinarte con una herencia: renuncia. Yo lo he hecho.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: