Los arrozales en bancales de la región de Yunnan

A los pies de la ciudad de Yuangyang a 1800 metros de altitud, se extiende un bonito paisaje de ARROZALES en bancales que se adaptan a las laderas de la montaña. Cuando están sumergidos, estos arrozales se convierten en verdaderos espejos ya que el cielo se refleja en el agua.

La mitad de la población mundial se alimenta a base de ARROZ y cada sociedad tiene su propia manera de cultivar. Los campesinos deben adaptarse con frecuencia a un escarpado entorno natural situado a gran altitud. Si es necesario, rediseñan las laderas de la montaña creando unos arrozales en bancales. Edifican unos muretes para evitar los desprendimientos y utilizan la tierra para nivelar el suelo.

La habilidad de los arroceros se deduce al comprobar que suelen cultivarlo con unas herramientas muy simples sin la ayuda de animales.

Como en el caso de los pueblos hani y yi, en la región del Yunnan, en China, donde los arrozales escalonados en bancales se adaptan al relieve de la montaña a lo largo de más de 2500 metros, ¡sobrepasando las nubes!

Según una antigua leyenda, los HANI fueron los primeros en crear estos bancales. Una vieja canción popular cuenta que este pueblo fue engendrado, al mismo tiempo que el cielo y la tierra, por los coletazos de la Madre-Pez. Los hani, que consideran al pez, como su ser fundador, mantienen una relación privilegiada con el agua, esencial en su vida cotidiana porque les permite cultivar el arroz con el que se ganan la vida.

Al regar los arrozales con abundante agua, pueden obtener tres cosechas al año. Por eso cada año rinden homenaje al agua durante una gran ceremonia que incluye sacrificios y ofrendas, realizan proseciones por los campos inundados ataviados con ropas de vivos colores. La recolección del arroz se realiza a mano con una hoz.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: