Es un plato estupendo porque puede prepararse con las sobras de arroz que tengamos. Si no tenemos hacemos un arroz blanco. Ponemos en un cazo abundante agua a hervir (igual que en la pasta el agua tendrá que estar salada) Cuando hierva echamos el arroz (media taza por persona) y lo dejamos al fuego unos 15 minutos (iremos probando para que quede de nuestro gusto)

Por otro lado picamos muy pequeño (si tenemos picadora la usamos y si no a mano) un par de dientes de ajo, una cebolla y un tomate. Freímos el ajo y la cebolla, cuando estén doraditos echamos el tomate. Añadimos sal y azúcar al gusto (si te gusta el picante, le va muy bien) hasta que esté todo hecho. Añadimos el arroz que hemos hecho antes o que teníamos de otro día y mezclamos al fuego.

Colocamos todo en una fuente, cubrimos con queso rallado y metemos al horno a gratinar. (Si ponemos a calentar el horno mientras estamos cocinando lo anterior, se gratinará en unos pocos minutos)

Y ya está hecho!

Si te gusta, también le va muy bien acompañar de ali-oli o de unos pimientos del piquillo. Que la disfrutes!!!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: