Aunque el emplazamiento ideal de un armario ropero es lo más cerca posible del dormitorio, cualquier espacio desaprovechado de la casa sirve para albergar armarios adicionales, que cubren las cada vez mayores necesidades de almacenaje. Un pequeño cuarto interior, un distribuidor o un pasillo ancho bien planificados son suficientes.

El paso previo que hay que tener a la hora de diseñar armarios que nos sirvan como vestidores es analizar el espacio disponible y las posibilidades que ofrece: no es lo mismo una habitación independiente, por pequeña que sea, en la que todo quedará oculto, que una zona de paso, que presenta mayores exigencias estéticas y de integración.

En el primer caso, los únicos condicionantes son los metros y la planta. Aquí, las composiciones abiertas, con módulos sin puertas, son muy prácticas, ya que permiten localizar al primer vistazo la prenda que se busca, facilitan el acceso y ahorran el coste de los frentes, uno de los conceptos que más encarecen el presupuesto final. No obstante, debes tener en cuenta que ofrecen menos protección frente al polvo y que obligan a un orden estricto, ya que todo queda a la vista. La mayoría de los vestidores, aunque sean la mayoría armarios a medida, se componen a partir de módulos con dimensiones estandarizadas. Así, la profundidad es de unos 60 cm, aunque existen versiones de 40 cm para huecos pequeños, mientras que la anchura es variada: desde 30 hasta 120 cm. Para aprovechar toda la pared, se suelen emplear elementos de 240 cm de altura.

Organización del armario ropero

• El espacio central del armario es perfecto para guardar las prendas de mayor uso (vestidos, pantalones o camisas). Se pueden diseñar los espacios a la medida de estas prendas y equiparlos con barras para colgar, prácticas y económicas. Conviene utilizar las zonas bajas para instalar baldas, cajoneras y zapateros, mientras que la parte alta del mueble, más incómoda, se debe emplear para guardar las mantas, las maletas y los artículos de otras temporadas.

• Hay módulos que permiten rentabilizar las esquinas, equipado con unas puertas plegables que facilitan el acceso.

• Combina los cajones convencionales con gavetas profundas para las toallas y la ropa blanca.

• Un módulo pantalonero ocupa 75 cm de alto y 40 cm de ancho y ofrece mucho espacio

• Modular. Estantes, barras y unos cuantos accesorios es todo lo que se necesita para disfrutar de un área de vestidor en cualquier habitación. Las nuevas propuestas de las firmas en este sentido han abaratado los costes de este equipamiento de manera considerable.

Independientemente donde tengas ubicados los armarios roperos , debes tener presente conjugar la estética y con su practicidad a la hora de elegir y ordenar la ropa para tu hogar.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: