fotografia

Racimos de flores cuelgan de este árbol que tiene seis variedades diferentes, uno de flores de color rosa claro, el de color púrpura, el de color blanco, el de color amarillo llamado "lluvia de oro", el flores de doble pétalo llamado "dragón negro" y el de cascada larga que los racimos pueden llegar a medir 50 centímetros de largo. Las glicinas florecen entre abril y mayo y se llenan totalmente de flores que forman bellos racimos que llenan totalmente los árboles y maravillan a los visitantes.

fotografia

fotografia

El más grande y viejo de estos árboles se encuentra en el "Parque de la Flores" que abarca 1.999 metros cuadrados y se calcula que tiene 144 años de antigüedad. Debido al gran peso que tiene que soportar se ha tenido que apuntalar el árbol con una estructura de acero para aguantar el peso de los tantos racimos de flores que el árbol produce. Los visitantes pueden pasear por debajo de la gran montaña de flores que al darle el sol producen unos bellos reflejos de colores.

fotografia

fotografia

fotografia

Los japoneses llaman a las glicinas "Fuji" y es uno de los vegetales más antiguos y admirados en Japón. Las glicinas son plantas trepadoras que se pueden convertir en un gran árbol y algunas de sus variedades se utilizan para realizar bonsais. Se reproducen por esquejes o por semillas, que por cierto estas son venenosas. Toda la planta lo es pero las semillas especialmente pueden producir la muerte al que las ingiera.

Esta planta se desarrolla bien en el sol y también con semi sombra y hay que regarla muy bien especialmente en primavera que es cuando se encuentra en floración y requiere más agua. Una planta muy bella pero que es para mirarla y no tocarla.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: