Siendo la piel el órgano más extenso del cuerpo humano (ocupa aproximadamente dos metros cuadrados), su salud aunque algunas veces no lo creamos está ligada a la de nuestro organismo. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno. Por ello la piel sufre constantes agresiones y necesita de unos cuidados. Y que mejor alquimia que la de las plantas que transforman la luz en materia, para cuidar nuestra piel. Estamos hablando de la cosmética natural. Las ventajas de la cosmética natural son enormes para la salud de la piel, pues además de no ser agresiva para ésta, fortalece y mejora las funciones dérmicas gracias a los componentes químicos naturales de las plantas.

 

La cosmética natural no tiene efectos secundarios y no produce alergias, las cuales aparecen cuando se utilizan cosméticos con colorantes o excipientes demasiado agresivos para la piel. Los cosméticos naturales deben estar compuestos, en un porcentaje superior al 90 %, por materias primas naturales de origen no animal (vegetal o mineral). Tendríamos que saber, que la auténtica cosmética natural tiene que estar elaborada con ingredientes de origen vegetal junto a algún conservante suave para garantizar su durabilidad. No debe contener sustancias dañinas para la piel ni para la salud del usuario, eso incluye también las materias primas naturales que puedan ser irritantes, tóxicas o peligrosas. En principio, esto lo asegura la Normativa Cosmética del Ministerio de Sanidad. La cosmética natural se basa, sobre todo, en el empleo de plantas y sus extractos. Debería ser un motor económico que potencie la agricultura ecológica y el comercio justo con los países productores de ciertas plantas. Así mismo su fabricación no provoca residuos químicos ni agresivos con el medio ambiente, por lo que son ecológicos y ni muchos menos son probados en animales.

 

Con el boom de la ecología y el estilo de vida saludable muchas marcas de cosméticos están dirigiendo sus esfuerzos en desarrollar productos de belleza hechos a base de ingredientes vegetales. Sin embargo, algunos fabricantes utilizan esto como gancho comercial y publicitan sus productos como “100% naturales”, cuando en realidad solo contienen uno que otro ingrediente vegetal en cantidades mínimas.

 

A la hora de comprar cosmética natural hay que tener en cuenta una serie de consideraciones, como por ejemplo que la cosmética natural no presenta nunca colores llamativos ni tampoco tienen ni la misma presentación ni textura ni olor que los cosméticos convencionales. La cosmética natural no tiene la misma vida que la cosmética convencional. Esta última se conserva a base de química y la natural utiliza productos más suaves y naturales. Si quiere comprar cosmética natural tendrá que rascarse el bolsillo un poquito más dado que su producción es mucho más artesanal y por tanto es más costosa.

 

Todos sabemos que la belleza es salud, siendo la cosmética un pilar básico en nuestra parte más externa y que mejor que utilizar este tipo de cosmética natural para cuidarla y mimarla.

 

En www.urbecom.com existe una tienda online donde se puede comprar todo tipo de cosmética natural. Elaboran y venden jabones y productos cosméticos artesanalmente, con ingredientes naturales y sin aditivos artificiales de ningún tipo, y se los ofrecen a precios justos, porque saben que lo verdaderamente natural no ha de ser tan caro, ni tan barato como lo elaborado a base de ingredientes sintéticos o artificiales. Es una empresa familiar que concienciados con el cuidado del medio ambiente ofrecen productos naturales hechos con sus propias manos en los que por encima de todo está la calidad. La tienda online se llama www.cosmeticartesanal.urbecom.com. No dudes en comprar en esta tienda online, no te arrepentirás.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: