Seo en apuros

Esta mañana he salido de casa para llevar a la niña al colegio y me han dado ganas de llamar a la profesora para decirle que no íbamos, que nos volvíamos a la cama.

Qué frío colega.

La calle parecía un anuncio del Sorteo de Navidad, menos 6 grados marcaba el coche.

Al volver de dejar a la enana he venido a la oficina. De camino a aquí he patinado dos veces. En el primer resbalón me ha dado un tirón en la ingle, en el segundo se me ha colocado una vértebra.

No he besado el suelo porque tengo más equilibrio y coordinación que un cabrón, literalmente.

Estaba deseando sentarme delante del ordenador. Me puse la calefacción a 32 grados y salí a por un café guarro de polvo calentito.

En ese momento me acordé de que tenía que enviar un audio, así que me mentalicé y salí a la calle. Total, solo iban a ser tres minutos.

Pero qué tres minutos.

En una mano el móvil, en la otra el café. Y mi mente pensando en seo.

El primer minuto de grabación, perfecto. Sin problemas.

Copywriter que empieza a ponerse nerviosillo

En el segundo minuto empecé a notar que las palabras me salían entrecortadas y que la mano que sujetaba el móvil empezaba a tiritar.

No había llegado al tercer minuto de grabación cuando el teléfono se fue al suelo y, al intentar evitarlo, el café acabó en mis pantalones.

Co.. jo.. nudo. Todo un seo y copywriter de prestigio en el mundo del marketing digital y me pasa esto.

Empezamos bien la mañana.

Yo solo recuerdo haber pasado tanto frío en otro sitio.

En el estadio de fútbol del Pucela. Seo congelado me hallaba

El estadio más feo y frío de toda primera división, con diferencia.

De pequeño fui dos veces con mi padre a ver el derbi regional entre el Valladolid y el Salamanca.

Dicen que la exposición al frío mejora el sistema inmunitario, ayuda a quemar grasa, y mejora los síntomas de la depresión.

Nosotros volvimos con catarro y tristes porque el Salamanca perdió.

Me consuela saber que, al menos las calorías del bocadillo de farinato con huevo frito que nos metimos, no subieron al contador.

La segunda vez aprendimos la lección. Nos presentamos allí con el pijama debajo de la ropa, bufandas, guantes y mantita.

Y esa vez también pasamos frío, para que te hagas una idea del nivel.

Recientemente, una cosa que también me dejó helado fue conocer las cifras que manejaba un sitio de membresía muy famoso. Tanto a nivel de usuarios como de ingresos. Una barbaridad.

Esas cifras se las voy a enviar en un audio -a eso de las 17:30- a mis alumnos de Diseñadores Web Pro.

Además, en esa píldora formativa les voy a explicar la estrategia que utilizan en un gimnasio para sacar la máxima rentabilidad a clientes que ni pisan por allí.

Un saludo,
seo adulto

PD: Si todavía no estás dentro, tienes aproximadamente una hora para apuntarte. Si es que quieres recibir el audio, claro.

lugar donde se me ocurren mis ideas

Seo en apuros

Esta mañana he salido de casa para llevar a la niña al colegio y me han dado ganas de llamar a la profesora para decirle que no íbamos, que nos volvíamos a la cama.

Qué frío colega.

La calle parecía un anuncio del Sorteo de Navidad, menos 6 grados marcaba el coche.

Al volver de dejar a la enana he venido a la oficina. De camino a aquí he patinado dos veces. En el primer resbalón me ha dado un tirón en la ingle, en el segundo se me ha colocado una vértebra.

No he besado el suelo porque tengo más equilibrio y coordinación que un cabrón, literalmente.

Estaba deseando sentarme delante del ordenador. Me puse la calefacción a 32 grados y salí a por un café guarro de polvo calentito.

En ese momento me acordé de que tenía que enviar un audio, así que me mentalicé y salí a la calle. Total, solo iban a ser tres minutos.

Pero qué tres minutos.

En una mano el móvil, en la otra el café.

El primer minuto de grabación, perfecto. Sin problemas.

En el segundo minuto empecé a notar que las palabras me salían entrecortadas y que la mano que sujetaba el móvil empezaba a tiritar.

No había llegado al tercer minuto de grabación cuando el teléfono se fue al suelo y, al intentar evitarlo, el café acabó en mis pantalones.

Cojonudo. Todo un seo y copywriter de gran prestigo en el marketing y me pasa esto.

Empezamos bien la mañana.

Yo solo recuerdo haber pasado tanto frío en otro sitio.

En el estadio de fútbol del Pucela.

El estadio más feo y frío de toda primera división, con diferencia.

De pequeño fui dos veces con mi padre a ver el derbi regional entre el Valladolid y el Salamanca.

Dicen que la exposición al frío mejora el sistema inmunitario, ayuda a quemar grasa, y mejora los síntomas de la depresión.

Nosotros volvimos con catarro y tristes porque el Salamanca perdió.

Me consuela saber que, al menos las calorías del bocadillo de farinato con huevo frito que nos metimos, no subieron al contador.

La segunda vez aprendimos la lección. Nos presentamos allí con el pijama debajo de la ropa, bufandas, guantes y mantita.

Y esa vez también pasamos frío, para que te hagas una idea del nivel.

Recientemente, una cosa que también me dejó helado fue conocer las cifras que manejaba un sitio de membresía muy famoso. Tanto a nivel de usuarios como de ingresos. Una barbaridad.

Esas cifras se las voy a enviar en un audio -a eso de las 17:30- a mis alumnos de Diseñadores Web Pro.

Además, en esa píldora formativa les voy a explicar la estrategia que utilizan en un gimnasio para sacar la máxima rentabilidad a clientes que ni pisan por allí.

Un saludo,
seo adulto

PD: Si todavía no estás dentro, tienes aproximadamente una hora para apuntarte. Si es que quieres recibir el audio, claro.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: