abrazo

Aprender a activar la oxitocina para el éxito

En términos generales, las personas piensan a veces, erradamente que, al valorar o reconocer los méritos de un semejante en cualquier disciplina o tarea, este individuo se echa a perder o se reviste de arrogancia, hasta hacerse insufrible. En la realidad esto puede suceder una vez cada cien años. Por el contrario, cada instante, algo bueno y generoso muere por falta de un reconocimiento bien intencionado y justo.

Esto me conduce y me recrea en el placer de observar el efecto de la oxitocina (la hormona del entusiasmo). La oxitocina, es una hormona que todos tenemos y que, cuándo se activa positivamente nos hace entrar en confianza, lo cual nos genera inspiración, y generosidad en nuestro entorno humano. Tanto, que cuándo liberamos grandes cantidades de esta hormona con los integrantes de un grupo o equipo, la motivación crece de manera superlativa.

Aprender, como activar la oxitocina, en cada circunstancia de la vida, nos da una ventaja notable en el proceso de alcanzar metas y objetivos. Alcanzar nuestras metas, pide de nosotros gran fortaleza, paciencia, ya que generalmente, enfrentamos diferentes tropiezos y dificultades. Entonces; es por eso que la activación efectiva de la oxitocina en nuestro favor nos estimulará en cada situación que tengamos que afrontar.

¿Cómo activar la oxitocina? Por medio del contacto físico, me explico: un beso, un abrazo, una palmadita, un toque en el hombro, inclusive en pronunciando una palabra de afirmación y reconocimiento hacia el otro. Dicen algunos que, diariamente es muy bueno recibir o dar diez abrazos por lo menos.

motivación

Más ejemplos

La activación de la oxitocina en equipos deportivos, reviste una importancia capital para alcanzar alto rendimiento, así lo vemos expresado en un equipo de futbol, jockey, beisbol, cuándo los jugadores celebran sus jugadas a través del contacto físico, gol, jonrón, se felicitan, palmean, se tocan las manos arriba…, siempre acompañados con abrazos, celebraciones espontáneas etc.

La celebración en los equipos deportivos, en los grupos de trabajo de cualquier especialidad es de suma importancia, cuando las aspiraciones son; alcanzar logros ambiciosos. Motivado esto a reconocer el éxito de un atleta o individuo del grupo de trabajo. Además que los homenajeados reconocen que el excito conseguido es; debido a la actividad grupal o de equipo, así lo ratifica la experiencia.

La oxitocina además de estimular la celebración, nos lleva a enfrentar la invisibilidad, una de los estigmas interpersonales más comunes de esta época. Que no es más, que hacer sentir al otro como si no estuviera presente. Una situación denigrante que no tiene ninguna justificación como individuos y seres humanos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: