la vida

Aprendamos de la tristeza y lo dificil

Cuántas veces hemos pasado momentos difíciles, tristes. Con la honestidad en la mano, tengo que decir que en los últimos días han sido muy difíciles. Realmente no sentía ningunas ganas de hacer, ni siquiera aquellas tareas de las que no puedes huir. Sin embargo las afronté con ganas y esfuerzo, pero; dentro de mí, cuándo el silencio me acompañaba, regresaba de nuevo la tristeza.

En las veces que el llanto vuelve a ser tu compañero, quieres salir en carrera, esconderte, meterte en un hueco, silencioso, oscuro, de volverte invisible, que todo acabe y refugiarte en los brazos de tu ser querido más cercano…

¿Les ha pasado esto, si o no? Luego, tenía que enfrentar de nuevo la vida cotidiana, me exprimía el cerebro buscando algo que me recordara el significado de la felicidad, siendo que esta no estaba dentro de mí. Finalmente recordé, algo que vi o leí en alguna parte, sobre que es saludable un 10% de tristeza en la vida de las personas. Lo que me hizo recobrar el equilibrio.

No lo recordaba

Tal vez ya lo sabía pero; no lo recordaba. Así pasa cuándo las emociones nos dominan. Es bueno que entendamos que, ser feliz, no quiere decir que es estar ganados por la risa a cada instante, inclusive, sentirte bien permanentemente contigo y, en armonía con el Universo. Recordemos, que la felicidad también es permitirse de cuándo en vez ser débiles, dudar, temblar, temer, ser humanos. Porque de ahí aprendemos una y otra vez los contrastes de la vida, dándole real valor a los buenos momentos y a la felicidad.

Imaginemos que la vida fuera eternamente un paraíso en todos los sentidos. ¡Qué aburrimiento! Más bien una existencia difícil, dura, triste, sería el motor que nos impulsaría hacia delante, para seguir creciendo, mejorando, aprendiendo. En la vida, no todo el tiempo es un bienestar total.

tristeza

Las emociones negativas son fundamentales

¡Jamás! ¿Por qué será? ¿Dónde estaría el interés de vivir? A los seres humanos nos mueve, el afán de superación, el conflicto, el descubrimiento de saber cómo reaccionamos ante diferentes situaciones, para finalmente hacernos conscientes de que somos más capaces de lo que pensamos… Las emociones negativas son fundamentales para el desarrollo como seres humanos, sin importar la edad, el sexo, lugar, todos, absolutamente necesitamos en algún momento estar mal, como un contrapeso para estar bien. Tengo que recordar que mi tristeza debe fluir, desplazarse, pasear por mi mente.

Una vez que las emociones negativas se quedan sin escenario, se van; aburridas. Generalmente sucede así; dejemos que fluyan sin sentirlas, debilitándose, esfumándose. Claro, no hablamos de meses, solo de ratos, horas o tal vez de algunos días. Sí acaso superas esos límites, es de otra cosa que estamos hablando. Solución; consulta a un profesional, antes que se vuelva crónico.

Ellas viven por un motivo, tienen una función. Igual que el miedo, te prepara para defenderte o huir de una situación comprometida. La tristeza te hace verte hacia dentro, analizar sobre lo que quieres o no, sobre lo que haces o dejas de hacer, o de lo que no sabías que debes cambiar de tu vida. En verdad esto es sano, bastante sano. Sí conviertes esa emoción en una confrontación a muerte contra ella, tu miedo se fortalecerá, porque; se alimenta de ello, pero si la dejas salir hará su función y luego desaparecerá, cuando haya culminado su trabajo.

Pero no comas ansias, no pasa nada si tienes un día malo o una semana, no te asustes, esa no es depresión, es solo un mal momento. Está permitido un poco de tristeza, la tristeza es una emoción normal, humana y nosotros somos seres humanos. Lo que debemos recordar es; no dejarnos vencer por las circunstancias adversas, no permitas que la tristeza se eternice, que se arraigue en tu espíritu, que eche raíces, no te dejes someter por ella. Tu eres el jefe (a), tuyos son tus pensamientos, tal cual piensas así; sentirás.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: