Apología de Sócrates"  fue escrita por Platón, filosofo y discípulo de Sócrates, aproximadamente en 396 a.C.
La apología de Sócrates, es un dialogo, en el Sócrates se defiende de acusaciones, usando su ironía, llenado retar y a burlarse de sus acusadores.   Esta es una de las obras en las que, según creo yo, se puede ver claramente la forma de argumentar, de usar la ironía, y de pensar, sin este ser alterado por opiniones personales o criticas, de Sócrates, cosa muy importante si se quiere comprender de verdad la forma de ver las cosas de un filosofo como Sócrates.

 

En este texto llamado apología de Sócrates, Podemos observar el como Sócrates es acusado por corromper a la juventud y por no creer en los dioses impuestos por el estado y creer en otros nombrados por el mismo. Sócrates, les habla a los atenienses y a los jueces, se defiende magistralmente de estas acusaciones obviamente injustas, haciendo ver las inconsistencias en las acusaciones de Meleto, Ánito, y Licón, mas esto no le es suficiente para salvar su vida y es condenado a muerte.

“Apología de Sócrates Trata del discurso pronunciado por el acusado (Sócrates) en su defensa durante el juicio, ante el tribunal popular de Atenas, compuesto por 501 miembros.
Sócrates es acusado de "no creer en los dioses en que la ciudad cree y sí en cosas de genios", y, además, de "corromper a los jóvenes". Los principales acusadores son Meleto (un poeta), Ánito (un político) y Licón (un "rétor", orador)

En una primera parte, Sócrates menciona antiguas acusaciones (de supuestas investigaciones extravagantes, de cobrar por sus lecciones,  de "hacer fuerte el argumento más débil" y de enseñar a otros las mismas prácticas), y se defiende de estas, también habla de la predicción que el oráculo de Delfos hiciera a Querefonte, su amigo.
Sostiene permanentemente que no ha hecho otra cosa que indagar el sentido del oráculo del dios, que lo proclamaba el "hombre más sabio del mundo", sosteniendo que si el es el hombre mas sabio del mundo, es por que sabe reconocer que no sabe, reconoce su propia ignorancia.

Sócrates pide a Meleto (uno de los principales acusadores) que explique la acusación de impiedad ("no creer en los dioses en que la ciudad cree...") y éste responde que "Sócrates no cree en ningún dios". Pero Sócrates refuta esta afirmación con una argumentación que resulta ser realmente lógica y  persuasiva para las personas que estaban presentes en el juicio (argumenta que los genios son hijos de los dioses, y que él cree en genios; entonces, se sigue que cree en los dioses, pues el mismo meleto, anteriormente lo acusa de creer en genios.). En cuanto a la acusación de "corromper a los jóvenes", argumenta que él no enseña a los jóvenes el no creer en los dioses, que de él no aprenden impiedad y que si así a sido, no lo a hecho adrede. También desestima y  desmerita las acusaciones de Meleto, por su juventud y falta de experiencia, argumenta que "no merece crédito" porque su acusación es “fruto de esa insolencia”.

Cuando debe determinarse la pena que sufrirá, Sócrates no recurre a los "golpes de efecto" que generalmente se usaban en estos casos (traer a los hijos para que lloren y supliquen ante el tribunal, etc.), y se niega a humillarse y a pedir piedad. Es condenado culpable por pocos votos, y se muestra algo alagado y prácticamente exonerado de las acusaciones de Meleto y Ánito,  y en cambio dice que merece ser sostenido por el Estado en el Pritaneo, en donde mantienen a los héroes, en compensación por el servicio que ha brindado a sus conciudadanos, y que si esto no es posible, el propone pagar una pequeña multa y Ánito solicita la pena capital. Sócrates rechaza la posibilidad del destierro y de ir a la cárcel, pues considera que son males peores que la propia muerte. Algunos seguidores proponen pagar una multa más grande que la propuesta por Sócrates. Pero los jueces lo sentencian a muerte, enfurecidos por su cinismo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: