Cuando hay un imprevisto.

Por muy organizada que usted quiera tener la vida, la cotidianeidad está llena de imprevistos. A cada instante puede aparecer algo no planeado y cambiar el panorama de su día, su semana e incluso de su proyecto de vida. Hay quienes, con una parsimonia increíble, toman cualquier CAMBIO bueno o malo con ecuanimidad y optimismo, otros por el contrario, aun siendo beneficioso el imprevisto se frustran, agobian y sufren una crisis de estrés.

Sea usted de los flexibles o de los esquemáticos a quienes un cambio le amarga la vida, aquí le dejo unos consejitos para cuando aparece un imprevisto no sea un caos su existencia:

  • Planifique su vida diaria dejando margen a cualquier emergencia.
  • Haga lo mismo  con el pago de sus cuentas, sus citas de trabajo o doctores.
  • Tenga organizados y a mano los documentos importantes que pueda necesitar eventualmente y hágale saber a otros miembros de su familia donde se encuentran.
  • Lleve una agenda de eventos importantes y acciones que tiene que hacer y revísela con frecuencia para que esos eventos no le agarren de sorpresa.
  • No deje nada para última hora, ya sean compras o papeles que rellenar.
  • Tenga un grupo de apoyo, o sea personas que puedan asistirlo o cubrirlo en momentos de imprevisto, sean familiares o amigos, es muy importante tener personas que puedan ayudarlo.
  • Cuando aparezca un evento que cambie sus planes, respire profundo y analice con calma la situación, vea cuán grave es el cambio y que puede hacer para solucionarlo.

Por último recuerde que lo único que no tiene remedio es la muerte, así que no tome la vida a la tremenda, relájese que no puede controlarlo todo, hay que dejar cosas al azar y a veces los cambios ocurren para bien, aunque no lo vea así en ese instante.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: