Aokigahara

Al noroeste del Monte Fuji, en Japón, encontramos el Aokigahara, popularmente conocido como Mar de Árboles, y en ocasiones denominado, a causa de populares historias y leyendas, "El bosque de los suicidas". Se trata de un impresionante paisaje de 35 km2 que conserva una arraigada asociación con demonios de la mitología japonesa. El lugar se formó por los torrentes de lava del Monte Fuji, que modelaron también tres espectaculares lagos.

El Aokigahara puede visitarse, pero las zonas de acceso están limitadas y vigiladas. Adentrarse en el bosque no está prohibido pero es posible encontrar varias señales de advertencia y ayuda emocional para aquellos que están pensando en suicidarse.

En la época feudal, debido a las epidemias y hambrunas, las familias más desfavorecidas abandonaban a los ancianos y niños a su suerte. Por esta razón, se piensa que el bosque está encantado por los fantasmas de todas esas personas. Pero el Aokigahara adquirió su fama de ser el rincón elegido por los suicidas por una novela en la que una pareja se suicida. Del mismo modo, en los años 90 se publicó un manual sobre diferentes formas de suicidarse y el Aokigahara se nombraba como el lugar perfecto para quitarse la vida.

La magnitud de los hechos se demuestra con el escalofriante dato de que este bosque es el segundo punto del mundo, solo superado por el Golden Gate, donde más personas se han suicidado. Desde los años 50 se han encontrado más de 500 cadaveres, siendo la principal causa de muerte de estos el suicidio. Más de 300 trabajadores se adentran cada año en el bosque para localizar personas desaparecidas.

Popularmente se piensa que en el Aokigahara se localizan varios yacimientos de hierro magnético que hacen que los GPS y brujulas dejen de funcionar  para que los viajeros se pierdan, de esta manera se siguen alimentando los mitos y leyendas.

Aokigahara

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: