Con que hayamos prestado un poco de atención mientras comemos nos habremos dado cuenta de que algunos alimentos nos hacen sentir más tranquilos mientras que otros alimentos pueden actuar como estimulantes, por lo menos temporalmente. Si experimentamos estrés o ataques de pánico, pronto aparecerá la temida ANSIEDAD. Pero haciendo algunas modificaciones en nuestra dieta podemos aliviar estos síntomas. A continuación encontrará cinco alimentos que debería agregar a su dieta para mejorar su estado de ánimo y cuatro alimentos que debería evitar ya que pueden aumentar el estrés e incluso provocar depresión.

Alimentos que debemos comer.

Alimentos ricos en triptófano.
El triptófano puede tener un efecto positivo sobre el estrés ya que este aminoácido ayuda al cerebro ha producir sustancias químicas para sentirnos bien. El triptófano es un precursor de la serotonina, y la serotonina es un neurotransmisor que ayuda a sentirnos tranquilos. Podemos encontrar triptófano en varios alimentos: pavo, pollo, plátano, leche, avena, queso, soja, nueces y semillas de sésamo. Sin embargo, existen algunas dudas acerca de si el triptófano de los alimentos atraviesa la barrera hematoencefálica, aunque el efecto no va a ser significativo.

Carne y alimentos ricos en vitamina B.
Existe una relación entre las vitaminas B y el estado de ánimo. Una deficiencia en vitamina B, como el ácido fólico o la vitamina B12, puede desencadenar depresión en algunas personas. Podemos tomar un suplemento de vitamina B o comer alimentos que sean ricos en vitaminas del complejo B para evitar la ansiedad. Estos incluyen carne de cerdo, pollo, verduras de hoja verde, legumbres, cítricos, arroz, nueces y huevos.

Pan de trigo entero.
Los carbohidratos también aumentan la producción de serotonina en el cerebro. Si elije levantar el estado de ánimo con carbohidratos decántese por los cereales integrales como pan de trigo integral o arroz integral, en lugar de opciones procesadas como azúcar, dulces o incluso el pan blanco y arroz blanco. Los granos enteros necesitan más tiempo para que el cuerpo los metabolice y el azúcar se libera en el torrente sanguíneo más lentamente. Los carbohidratos procesados provocan un aumento inicial de energía pero será seguido de una descarga de insulina, que provocará una disminución rápida de los niveles de azúcar en sangre, dando lugar a que nos sintamos aletargados.

Salmón.
La evidencia continúa señalando que el consumo de ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA), que se encuentran en los pescados grasos como el salmón, atún, trucha, arenque, caballa, anchoas y sardinas, puede mejorar su estado de ánimo. Está demostrado que los pacientes que toman ácidos grasos omega-3 junto con su prescripción de antidepresivos mejoran más que los que toman sólo antidepresivos. Por si fuera poco los ácidos grasos Omega-3 pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Yogur griego y otros alimentos ricos en proteínas.
Las proteínas ayudan a estimular la producción de la noradrenalina y la dopamina en el cerebro, que como la serotonina, son neurotransmisores y llevan los impulsos entre las células nerviosas. Cuando los niveles de norepinefrina y la dopamina son mayores mejora el estado de alerta, la energía mental y el tiempo de reacción. Buenas fuentes de proteínas son el yogur griego, pescados, carnes, queso, huevos, nueces, soja y lentejas. Lo ideal para aumentar el estado de ánimo es la combinación de hidratos de carbono complejos y proteínas.

Alimentos que debemos evitar.

Café y bebidas con cafeína.
Algunas personas beben café y otras bebidas que contienen cafeína (té, cola y chocolate caliente) para ayudar a aumentar sus niveles de energía. El problema se encuentra en que la cafeína se ha demostrado que inhibe los niveles de serotonina en el cerebro y cuando los niveles de serotonina son suprimidos puede aparecer la depresión y la irritabilidad. La cafeína también es un diurético que nos hace ir al baño con más frecuencia y esto provocará incluso deshidratación leve que puede causar depresión. La cafeína también puede mantenernos despiertos y provocarnos estrés y ansiedad al no poder dormir.

Dulces y chucherías.
Por supuesto, a casi todo el mundo le gustan los dulces, y los dulces (incluyendo los que contienen el azúcar de mesa, la miel y el jarabe de maíz) pueden hacernos sentir mejor pero una vez más sólo se trata de algo temporal. Esto se debe a que el azúcar se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo. La absorción provoca un aumento de energía inicial, sin embargo, ese aumento se desvanece cuando el cuerpo incrementa la producción de insulina para eliminar ese azúcar de la sangre. Por tanto, la sensación de cansancio aparecerá de nuevo con rapidez.

Alcohol.
Algunas personas beben alcohol ya que parece aliviarles el estrés y la ansiedad. Por desgracia, el buen humor es sólo temporal. A la larga, el alcohol es un depresor. Como la cafeína, el alcohol es un diurético, y es importante mantenerse hidratado por varias razones, incluyendo el estado de ánimo. Si usted bebe, hágalo con moderación.

Fast-Food.
Alimentarse a través de una dieta basada en alimentos procesados ​​y grasas aumenta el riesgo de depresión. Las personas que comen principalmente alimentos fritos, carne procesada, productos lácteos ricos en grasa y postres endulzados tienen un 58% más de probabilidades de sufrir depresión que aquellos que comen de todo, como pescado y verduras.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: