Aumente:

* carne, huevo, queso, nueces, y verduras de hoja verde, que son buenas fuentes del complejo de vitamina B.

* Cítricos, por su vitamina C.

*Bebidas lácteas dulces.

Evite:

* Té, café y bebidas de cola, por la cafeína.

* cocoa y chocolate.

* Alcohol

 

Todos experimentamos crisis de preocupación y temor de vez en cuando, pero la ansiedad que se vuelve crónica se transforma en un problema médicoy es necesaria la intervención de un doctor. Aunque es un estado psicológico, la ansiedad se manifiesta a través de síntomas físicos y muchos especialistas piensan que la dieta puede ayudar a aliviarlos e incluso eliminarlos.

Entre los síntomas físicos de la ansiedad se encuentran: boca reseca, sudoración, dificultad para respirar, palpitaciones, mareos, dolor torácico, diarrea y fatiga. La ansiedad también puede disminuir la acción del sistema inmunológico.

La pérdida del apetito y el saltarse comidas  puede alterar el patrón normal de alimentación. Como resultado, el bajo consumo de alimentos puede provocar pérdida de peso y. en casos extremos, hasta desnutrición. Las deficiencias consecuentes pueden agravarse. Se sabe que la carencia de magnesio y vitamina B6 está asociada a la ansiedad y, cuando existe estrés, el cuerpo utliza rápidamente sus reservas de vitaminaC . Quienes sufren de ansiedad deberán aumentar el consumo de estos nutrientes. Por lo anterior, es vital llevar una dieta balanceada y comer con regularidad. No comer produce, además del aumento de la ansiedad, elevación del riesgo de desarrollar problemas gastrointestinales, como acidez.

La cafeína presente en el café, el té negro, el chocolate y los refrescos de cola es un estimulante. En pequeñas dosis estimula el desempeño fiísico y mental, pero en grandes cantidades produce agitación, especialmente en personas susceptibles.

Por lo general, las que personas que sufren ansiedad recurren al alcohol, sin embargo, esto las hace sentirse peor. Muchos piensan que el alcohol los tranquiliza o que es un estimulante, pero en realidad es un depresivo.De hecho, durante la fase de abstinencia, entre 6 y 12 horas despúes de haber bebido alcohol, cuando los niveles  sanguíneos de glucosa se encuentran bajos,  las  personas son más susceptibles a ataques de ansiedad.

La leche azucarada  es calmante:

Las bebidas lácteas azucaradas ayudan a combatir la  ansiedad. Estas bebidas contienen un aminoácido llamado triptofano e hidratos de carbono simples. El triptofano estimula la producción de otra sustancia (serotonina), que calma la mente y ayuda a inducir el sueño.

El azúcar interviene de manera indirecta en el proceso calmante. Cuando una persona come azúcar, se libera insulina, que se une a otros aminoácidos, lo que facilita que el triptofano tenga un acceso más fácil al cerebro. Esto hace que se libere más serotonina, y así se promueve un estado mental más relajado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: