modelo

ANNETTE ERES TODA MI VIDA

Annette, yacía a mi lado en la cama, estaba dormida placidamente, su rostro denotaba serenidad, y hasta semejaba una tenue sonrisa en sus labios turgentes. Yo la miraba embelesado, admirando su belleza tan particular, tenía unas facciones perfectas que estaban enmarcadas por una hermosa mata de pelo castaño oscuro, no me cansaba de ver su piel morena que contrastaba con sus ojos azules, donde residía verdaderamente su particular belleza llena de matices contrapuestos.

Todavía no me repongo totalmente de la sorpresa de su entrada en mi vida nuevamente. Ella había desaparecido casi por sorpresa de mi entorno, éramos vecinos, compañeros hasta la educación media. Al llegar a esta parte de nuestras relaciones y digo nuestras relaciones, porque luego fuimos amantes. Nuestra separación deviene a causa de su singular belleza- belleza que hace que personas ligadas de alguna manera al mundo de las pasarelas y la moda, traten de captarla para ese mundo donde se encuentra toda la superficialidad y el glamour que conquista a tantas almas cándidas, inocentes que no saben a donde las conducirán, se comienza pero, no saben donde terminarán-

Por supuesto cada quien se fija sus objetivos según sus aspiraciones, que generalmente casi nunca coinciden con los de las personas que tenemos más cercanas. Así nos pasó a Annette y a mí. Para esos días yo estaba empeñado en encontrar cupo en la universidad y, ella estaba inmersa en ese tremedal de los promotores de moda que estaban en su afán de conseguirla para sus propósitos, que suponen la más de las veces trampas para incautas, un submundo donde conviven hermanadas la trata de blancas, la prostitución y las drogas. Esto; fue el comienzo del fin; nuestra relación se quebró, se hizo insostenible, vivíamos peleando, nuestros sueños de amor, aspiraciones de continuar juntos por la vida, ya no eran importantes ni para ella y tal vez ni para mí tampoco.

 

 

TOP MODEL

Llegó la separación de golpe y porrazo, solo una escueta nota de despedida de su parte- Léster mi amor, tú sabes cuanto te quiero y cuanto me cuesta separarme de ti. Tú conoces mi sueño de ser modelo, pero también sé que a tu lado no me será posible alcanzarlo, ésta es la despedida. Espero que puedas perdonarme, voy tras mi sueño. Perdóname, te amo.

Me tomo un respiro en este examen retrospectivo de mí relación con Annette, y la miro; elle respira sosegadamente, serena. Cierro mis ojos, y continúo recordando todo lo que vivimos en el pasado: Leí su nota, miré al cielo y suspiré, sentía en mi pecho un peso enorme que amenazaba asfixiarme, rodaron por mi rostro dos lágrimas amargas y, luego un entrecortado sollozo. Poco a poco me fui serenando y comencé a pensar y sopesar la situación, llegando a la conclusión de que era lo mejor para los dos.

Hace cinco días, tan de sorpresa como se fue, llegó Annette, hermosa radiante, parecía una figura de portada de revista. Yo me encontraba sentado en una banqueta de la barra de un bar muy conocido por todos en la ciudad, estaba de espaldas a la entrada y, siento que me posan una mano en el hombro, una mano femenina, volteo al punto y me encuentro con Annette que me sonríe alegremente. Me quedé de una pieza, sin palabras y ridículamente con la boca abierta- ella – hola, corazón como estás- me puse de pié casi de un brinco – abro los brazos y la recibo, para estrecharla apretadamente entre ellos- Annette, empezó a llorar convulsivamente, posé una de mis manos en su cabeza- murmurando ya, ya, ya- Nos serenamos, ella me tomó de la mano halándome hacia la salida, nos detuvimos frente a un auto nuevo de color blanco – diciéndome- conduce tú.

 

PASARELA

Por indicación de ella llegamos al bungalow que tenía alquilado en las afueras de la ciudad. Entramos- ella – quieres tomar algo- si, un whisky por favor- Por supuesto, empezamos a hablar del pasado y el presente; recuerdos, besos, abrazos, caricias, terminando en la cama – Esa ha sido nuestra historia resiente hasta hoy, junto al episodio que vivimos unas dos horas antes de estar aquí. Estábamos comiendo en un restaurante, hablando animadamente cuando; se nos acercó un individuo bien vestido, pero con cara de hampón, se paró enfrente de Annette diciendo- señorita, el señor Yacko, le manda a decir que la quiere mañana en la oficina a las 9am, en punto, no falte por favor, mirándola amenazante, dando media vuelta y saliendo tal como llegó.

Ella, me toma una mano por encima de la mesa y me dice- tranquilo, Yacko es mi jefe en la agencia de modas – sus ojos revelaban en el fondo preocupación, en seguida se repuso y comenzó a reír de nuevo como si nada hubiera pasado, terminamos de comer y nos quedamos de sobremesa tomando algunas copas de vino. Ahora estamos acá. Annette ronronea como una gatita se estira y termina de abrir sus enormes y rasgados ojos azules, me mira con los ojos bien abiertos sonriendo- Léster amor mío, en estos cinco días he cumplido mi sueño más inmediato, que era estar contigo como si fuera el último acto de mi vida, deseo que esta noche me hagas el amor como nunca, ese será mi recuerdo más preciado – Aquello parecía ser una expresión premonitoria de algo por suceder-

El siguiente día, desperté y voltee a mi lado buscando a Annette, me incorporé de un salto sorprendido, estaba solo en la cama, me puse de pie y la busqué por todas partes, nada, no estaba, regreso a la habitación y miro a todas partes notando una hoja de papel sobra la cómoda. La tomo y leo. Léster este es el adiós definitivo ya estoy en paz contigo y con mis recuerdos. Nunca nadie te amará como yo, lo juro. Te pido perdón, algún día sabrás porqué. Adiós amor mío.

Finalmente supe toda la verdad; Annette era una pieza importante de narcotráfico en una red internacional, Cuando salió de nuestra pequeña ciudad provincial la perdimos. No la perdimos recientemente, la perdimos en su partida en el pasado. Annette estés donde estés eres mi bien amada, jamás te olvidaré. En una reseña de las páginas rojas de la prensa escrita, se hablaba de la destrucción y muerte de los integrantes de un cártel de la droga, Donde resultara muerta la famosa modelo de pasarela Annette Perl… Paz a sus restos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: