El consumo de pescado es una de las costumbres más sanas que hay, puesto que está demostrado que es bajo en grasas y aporta mucho fósforo y Omega 3. Pero es necesario que a la hora de consumirlo sepamos qué tratamiento darle porque en ocasiones puede conllevar un peligro para la salud humana si no está en buenas condiciones.

El ANISAKIS es un gusano parásito que suele encontrarse dentro del pescado y que puede sobrevenir un riesgo para la salud de las personas que lo consuman.

Son gusanos pequeños que pueden llegar a medir unos 3 cm, de color blanco. Las larvas se localizan en el tubo digestivo de los peces que ha parasitado. Cuando el pez muere las larvas se transportan al abdomen, a las vísceras y demás partes del pez; así cuando es consumido por una persona las larvas podrían pasar a su estómago.

La intoxicación por Anisakis se suele dar en países donde el consumo de PESCADO es más habitual. Y donde se le da un tratamiento que dificulta la eliminación del parásito. Es el caso de Japón, consumidor por excelencia de pescado crudo o en los países escandinavos donde se consume el hígado del pescado (lugar donde prolifera en su mayoría el anisakis).

Si un individuo tiene la mala suerte de ingerir un pescado crudo en la que haya un organismo vivo puede ocurrir que éste se adhiera a las pareces de su tubo digestivo. Una persona también puede infectarse por el pescado en vinagre o ahumado (como es el caso del salmón).

Si una persona se contamina por este parásito puede contraer la denominada ANISAKIDOSIS. Lo más común son molestias muy fuertes en el aparato digestivo, con vómitos y diarreas, pero en la mayoría de ocasiones ocurre una reacción alérgica (muy parecida a la de ingerir marisco en mal estado) y los síntomas van desde pequeñas urticarias hasta erupciones en la piel, dependiendo siempre de las características físicas del individuo. Las alergias muy graves no suelen darse por esta intoxicación y también es muy difícil que el parásito salga del tubo digestivo para colonizar otro órgano como el hígado o el páncreas, como hace con los peces.

Para saber si nuestra intoxicación se debe al Anisakis podemos pedirle a nuestro médico que nos realice una endoscopia, que es una cámara que se introduce en nuestra boca para llegar hasta el estómago. También es posible detectarlo mediante una biopsia y una radiografía del estómago aplicando un contraste. Otra práctica habitual para asegurar la presencia del parásito es realizar las típicas pruebas de alergia sobre la piel.

Si queremos evitar intoxicarnos con este molesto parásito hemos de tomar una serie de precauciones a la hora de consumir pescado. En primer lugar es importante que el alimento se vea bien a primera vista, que tenga un color normal y que el olor no sea fuerte. Procura que la pieza que compres no tenga vísceras y si las tiene, se recomienda retirarlas antes de consumir. Lo más importante es que si el pescado se va a consumir crudo es necesario congelarlo previamente durante al menos 48 horas. Si ahumamos el pescado ha de ser a 60 grados durante un periodo de tiempo de 10 minutos para asegurarse de que los parásitos mueren. La cocción completa del pescado disminuye aun más las posibilidades de la intoxicación del anisakis.

pescado crudo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: