Animalistas, o cómo autoconcederse una importancia que no tienen

Cuidar y proteger a los animales es algo que todos los seres humanos deberían hacer

Todos aquellos que maltratan a sus mascotas, ya sean perros, gatos, o cualquer otra mascota que tengan, denota su crueldad. Pero una cosa es comprender,  que los animales también sienten y padecen, y estar a favor de que se cuide de ellos y reciban el mejor trato posible, es lo normal. Lo que ya no es tan lógico es creer que las películas de Disney, guardan algún parecido con los documentales sobre los animales. 

Los animalistas y los toros 

Es difícil comprender porque estas personas sienten tanto odio por los aficionados al mundo taurino, por los toreros, banderilleros y al resto de profesiones que guardan alguna relación con la tauromaquia. No solo odian a los actuales, si no que también odian a aquellos que expresan su deseo de dedicarse a la profesión taurina en un futuro. Pero no se quedan ahí, si no que van más lejos y se alegran de la muerte de los toreros. 

Es de imaginar que no desearán también la muerte de los cocineros, albañiles, secretarias y demás profesiones que son igual de dignas que la de torero. 

Sus reacciones solo pueden ser fruto de la ignorancia, además desconocen que lo que se esconde detrás de ellas no es más que un bestialismo intolerante, una gran pereza intelectual y un fuerte desapego por la sensibilidad y por la natural tolerancia que tiene que existir en toda convivencia. Demestran una falta de valores francamente ridículo. 

Animalistas, o cómo autoconcederse una importancia que no tienen

Los animalistas además se consideran así mismos los protagonistas de una buena y solidaria acción, se conceden una importancia que no tienen. Tampoco es creíble que lo hagan por humanidad, desde el momento en el que anteponen la vida de un animal a la de un ser humano.

Se comportan como inquisidores y no entienden, o no quieren hacerlo que no existe ninguna razón que sirva para convalidar la violación de los derechos humanos.

 


 

 

 

 


Animalistas, o cómo autoconcederse una importancia que no tienen

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: