Mi Propio Mensajero Divino

Como antecedente debo contarles que siempre he creído en el ángel de la guarda. Mas hubo una etapa de crecimiento de mi fe, en la que comencé a leer mucho sobre sus manifestaciones en la tierra. Solo ahí entendí que están más cerca de lo que imaginamos, y, que solo hay que pedirles su ayuda en las actividades cotidianas y estos mensajeros divinos están prestos para socorrernos.

Les ha sucedido que cuando atravesaban por un momento difícil, llega un amigo, vecino o y habla de la solución que ustedes necesitaban escuchar?, reciben aliento y hay un aire esperanzador que nos da paz. Pues él también es un ángel o mejor dicho instrumento de un ángel.

Así de a poco hice más consciencia de la existencia de mi ángel guardián y me acostumbré a conversar con él, a pedir su consejo en tal o cual cosa; unas cuantas veces me sostuvo al cruzar la calle que desatenta atravesé sin mirar.

Bien ahora les contare, como mi querido ángel de la guarda se manifestó en una situación de extremo peligro: Hace unos añitos atrás, mis hijas aun niñas se adelantaron en ir de vacaciones a la playa con mi padre y hermana, iban a unas cabañas un tanto alejadas del pueblo. Yo las alcanzaría el fin de semana.

Llegado el día viernes, lleve mi maleta al trabajo y apenas termine la jornada me fui a la terminal terrestre en busca de un pasaje. Tanta era mi ansia de encontrarme con ellas que ni me percate de la hora a la que llegaría a la playa, mejor dicho al pequeño recinto. Eran como las cuatro de la madrugada cuando íngrimamente sola me encontré al filo de la carretera.

Estaba obscuro y el viento silbaba, me recorrió un escalofrió - pensé y ahora qué hago?- Pues lo más obvio, recurrir a mi ángel guardián. Le pedí que me proteja de todo peligro y que envíe a alguien para llevarme a las cabañas.... A lo lejos vislumbre una luz y hacia ella me dirigí con la intención de esperar confiada el amanecer. Trascurrió el tiempo y yo no dejaba de conversar con MI ANGEL CUSTODIO sobre mi imprudencia.  Cuando de pronto oigo murmullos y veo a dos hombres que sin reparos se acercan directamente hacia mí. Ups se me atropellaron los malos pensamientos..... tranquila confía me repetía.....

Señorita, que hace aquí tan solita.... Pues esperándoles para que me ayuden a llegar a las Cabañas de la Universidad conteste (no sé de donde salió esa respuesta y hasta reí). Pero no se da cuenta de donde está esperando?.. En el único sitio que hay luz – respondí - Ellos rieron, será mejor que caminemos, está en la puerta de un burdel por eso hay luz. Se imaginan como me sentí, ridículamente ingenua…., solo dije, si es mejor que caminemos.

Cada uno se puso junto a mí, uno de ellos tomo la maleta y avanzamos por el borde, conversaba en voz alta y extrañamente me sentí tranquila, a pesar de que dijera  que se acercaron con otras intenciones. Aun no aclaraba totalmente cuando llegamos a las cabañas, les agradecí por todo y nos despedimos.

Casi al mediodía me encontraba con toda mi familia en la playa,.  Me saludan y reconozco la voz de mi protector, solo en ese momento me percato de su rostro. Una cara dura, de rasgos toscos, atravesados por una larga cicatriz. Me dice: niña la verdad que tuvimos negras intenciones con usted, pero algo que no entiendo me paso, la mire y solo quise cuidarla…. Nomás no vuelva hacer tonteras !!!!!!

Ni que dudar. Ese algo que transformo las intenciones del maleante más conocido del lugar, fue mi ángel de la guarda influyendo en su corazón.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: