ANDY Y LA BOTELLA DE PLÁSTICO


Las cosas buenas pasan una vez, recicla para poder revivirlas (Anónimo)


 

Un día, una botella de plástico se encontraba tirada en el patio de un colegio. La botella se sentía sola y olvidada en medio del frío. De pronto, un niño llamado Andy pasó por allí.

- Amiguito de la maleta azul, ayúdame.

- ¿Quién me llama? Dijo, Andy con asombro.

El niño al no ver a nadie a su alrededor decidió seguir con su camino, antes de que le dejase la movilidad. Sin embargo, otra vez volvió a escuchar la misma voz.

- ¡Amiguito no me dejes sólo! Por favor, llévame contigo. Me estoy muriendo de frio. No me abandones.

- Pero, no veo a nadie, ¿Quién me habla? - dijo Andy con una voz temerosa.

- Yo. Mira hacia abajo.

Andy bajó la mirada hacia el piso y se dio con la sorpresa de que una botella le estaba hablando. Él no podía creer lo que estaba sucediendo pero , sobre todo, se le partía el corazón dejar tirada a la botella ante suplicante pedido. Así es que, el niño levantó la botella, lo guardó en su mochila y subió a la movilidad.

 

- ¡Hola mamá! - Dijo Andy muy contento.

- Hola Andy, ¿Cómo estás? ¿Qué tal tu día en el colegio?

- Muy bien, jugué con mis amiguitos y aprendí muchas cosas nuevas. Pero…

- ¿Qué pasó Andy?

- Mmm… En el patio del colegio encontré algo tirado y lo traje a casa.

- Andy, ¿Qué cosa es?

- Es una botella de plástico.

- Felizmente, ya me habías asustado - Dijo la Mamá más aliviada.

Andy sacó la botella de su mochila y le enseñó a su Mamá.

- La botella me suplicó que la recoja - Dijo Andy.

- Te entiendo. Las botellas no deben ser tirados en los pisos sino en los tachos para que se reciclen y vuelvan a ser reutilizados. Pero, hay que tener cuidado con las botellas de la calle. - Dijo la Mamá con ternura.

- Y, Mamá, tú crees que se pueda hacer algo para que la botella sea otra vez feliz - Dijo Andy

- Yo creo que sí. Dijo la Mamá

Los dos sonrieron y se pusieron almorzar…

 

Llegada la noche, el Papá llegó a casa y, la Mamá le contó la historia de la botella.

- Andy, tu mamá me contó sobre la botella de plástico - Dijo el Papá.

- Si Papá, la botella se siente muy triste y sola. Por eso, quisiera darle vida otra vez - Dijo Andy.

- Está muy bien. Para ello, tenemos que iniciar con nuestra misión de vida y reciclaje. Dijo el Papá.

Los tres felices se fueron al patio. Y, comenzó la aventura para crear un robot con la botella de plástico.

“Vamos juntos a reciclar

Imaginar, soñar y crear

La, la, lalá…

Darle vida a las cosas

Cartones, botellas, bolsas”

- ¡Ya está listo! - Dijo la Mamá.

- Sí, ha quedado muy bonita. ¡Gracias Mamá y Papá! - Dijo Andy muy emocionado.

 

Antes de dormir, Andy le dedicó unas palabras de bienvenida al nuevo integrante de la casa.

- Espero que te encuentres muy feliz, ahora estás muy bonito.

- ¡Otra vez estoy con vida! Muchas gracias por volverme a usar - Dijo el Robot lleno de felicidad.

- Buenas noches, Robot.

- Dulces sueños, Andy.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: