Para analizar y comprender una obra de arte es necesario analizar una serie de factores que se encuentran intrínsecos. Comprender una obra en su totalidad tendrá como resultado un mayor disfrute a la hora de observar un cuadro o una escultura. Este esquema es aplicable a obras escultóricas, pictóricas y arquitectónicas.

-En primer lugar, hay que reconocer el artista, la época y dónde se encuentra actualmente la obra.

-Inmediatamente después se hará un análisis iconográfico, es decir, describir aquello que estamos analizados, lo que vemos. Ej: El grupo escultórico muestra a la virgen María sosteniendo a su hijo muerto en el regazo, se trata de una piedad.

-Una vez reconocido la iconografía y el artista es necesario realizar una pequeña biografía del artista e incluirla en un contexto histórico artístico.

-Posteriormente, se hará un análisis estilístico, técnico e iconológico de la obra en cuestión. En el análisis estilístico se incluye la forma, los colores, la perspectiva, etc., el técnico: los materiales usados, la técnica… y por último el iconológico es hablar de lo que representa la obra y porqué.

-Al final el análisis se deberá concluir con una observación imparcial final que hable de la obra en todo su conjunto.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: