El verdadero sendero del amor desde la perspectiva espiritual.

Llegaste como el primer amor. Alcé la mirada y vi tu hermosa cara de ángel, caí cautivo al instante. Éramos el uno para el otro, la pareja ideal, nos juramos amor eterno.

Vivíamos un día a la vez, como si no hubiera mañana, recuerdo tus palabras cuando me dijiste que “los amores más sufridos son los más intensos”. Tenías razón…

Nos veíamos bien juntos, eso nos decían, teníamos todo para triunfar, que afortunados éramos.

Pero de repente algo cambió, lo que era azul pues ya no era sino gris. Empezaste a mentirme como a un mero extraño y tu cara de ángel se desvaneció, más uno caído tomó su lugar. Desde ese momento lo que había soñado se convirtió en eso, un sueño.

Nada volvería a ser como antes, pues una relación basada en la mentira y la desconfianza está destinada al fracaso.

Estábamos a la deriva como un barco en aguas tormentosas plagada de icebergs.

Ya sin rumbo, y en mi egocentrismo, pues soy muy obstinado y este caso no era la excepción.

A sabiendas que no tenía nada por hacer para nuestro des mal, decidí naufragar e inmolarme a toda costa.

Decidido a luchar comencé por ignorar todo cuanto sabía de experiencias de extraños en situaciones similares, pero había algo que no pude pasar por alto. Ambos éramos víctimas de experiencias de amor algo traumáticas.

Y que inteligente el Universo, la vida, Dios o como quieran llamarle, que nos juntó precisamente por ello, vino en ese instante a mi mente las sabias palabras ancestrales de mis bien amados maestros espirituales.

Todos somos responsables de nuestras acciones pasadas, las cuales traen consecuencias en el presente, varias religiones le llaman KARMA o como también se le conoce ley de causa y efecto. Para romper esta interminable rueda del KARMA se necesita perdonar no desde la mente sino desde el corazón.

Tenemos que ser capaces de expresar el amor incondicional hacia todos los seres, porque todos tenemos nuestras deudas pendientes y no estamos haciendo nada malo simplemente estamos tratando de perdonar aprendiendo en el proceso, por eso vienen a nuestras vidas experiencias a las que no le encontramos explicación alguna, solo para sanarlas. Y es cuando decimos porque si yo soy tan bueno me viene esto y aquello, ignorando la responsabilidad que acarrea nuestras acciones pasadas que las revivimos en el presente, para poder rectificarlas y aprender de una vez y por todas.

Y si, nosotros éramos el complemento perfecto para sanar esas heridas, ambos maestros innatos. Yo amándola como nunca amé a nadie, dedicándome por completo, girando en su entorno, pues nadie nunca lo hizo más la hirieron sin piedad. Más ella era algo indiferente, pues se escudaba por miedo a sufrir nuevamente, mientras me daba la experiencia que yo había atraído con mis acciones pasadas de indiferencia en las relaciones.

Bien el verdadero sendero del amor desde la perspectiva espiritual para sanar nuestras heridas aprendiendo a identificar que las personas que llegan a nuestras vidas no llegan por casualidad, sino porque debemos aprender algo valioso de ellas, en otras palabras, son el espejo en el cual identificar que debemos resolver internamente en nosotros. Por ello aprovecha cada oportunidad que te da el Universo cuando te envía un maestro para crecer y aprender en vez de estar quejándote por lo desdichado(a) que eres. Recuerda que nada sucede por casualidad todo tiene un plan divino y tú eres un verdadero ser de luz, así que expande ese amor que tienes para dar desde lo más profundo de tu ser. Atrévete a descubrirte como tal o mejor dicho re descubrirte pues en el fondo sabes quién eres, lo que lo has olvidado con la caída de conciencia en la que está sumida la humanidad. Con amor hasta la próxima.

El amor y su verdadero ser, la senda espiritual de autosuperacion e iluminacion

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: