La obsesión en el amor

Aunque el amor es uno de los sentimientos más maravillosos que tenemos los seres humanos. En ocasiones puede llegar a convertirse en una peligrosa obsesión.

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de llegar a sentir una emoción llamada amor, lo que da lugar a otros sentimientos como la complicidad, la compasión, la lealtad, consiguiendo que las personas se mantengan unidas unas a otras.

Pero en alguna ocasión el amor puede llegar a atravesar el umbral de lo normal, es a partir de este punto cuando ya deja de llamarse amor, y pasa a convertirse en una arriesgada obsesión.

¿Qué significa amar?

Por todos es conocido que el amor es un sentimiento puro y quien lo siente es capaz de llegar a entender un gran número de cosas, se convierte en alguien más permisivo y es capaz de no pedir nada a cambio.

La mejor definición que se le puede dar al acto de amar es desear que la persona amada sea feliz siempre, sin darle importancia a si esa persona se encuentra cerca o lejos o sin estar pendiente de si siente lo mismo o no.

En cualquier tipo de amor, de pareja, de amistad o familiar, es lógico que aparezcan los celos ya que el ser humano es egoísta por naturaleza, estos celos se pueden considerar como algo inofensivo, son la expresión del temor y en la mayor parte de las ocasiones es necesario recurrir a ellos. 

Las personas que sienten amor verdadero están seguras de que su relación de pareja funciona de un modo correcto, pueden dar a la pareja alegría y tranquilidad, sin recibir nada a cambio llegando a conocer a fondo las cosas importantes de la otra persona.

Lo arriesgado de la obsesión

Por el contrario, la obsesión es un sentimiento por el que se siente fijación por algo o hacia alguien. Normalmente se produce por falta de seguridad en uno mismo.

La persona obsesionada con otra está convencida de amarla profundamente y es tan sumamente egoísta, que exige que se la ame de la misma manera pero con esta actitud puede llegar a causar mucho daño.

Quien es obsesivo suele ser muy violento, celoso y, tiene una baja autotoestima, es capaz de cambiar su humor de manera repentina y está siempre atento a los movimientos que realiza su pareja.

Cuando el amor obsesivo aparace, puede dar lugar a que en la relación de pareja se produzcan fuertes discusiones con golpes incluidos y en casos extremos que haya crímenes pasionales motivados por los excesivos celos.

Reconocer a la persona obsesiva

Para evitar que con el tiempo lleguen a producirse esas situaciones desagradables, es recomendable que al inicio de la relación de pareja se observen todos los comportamientos de la persona por la que se siente el interés.

Algunos de los síntomas que nos pueden llegar a ayudar a reconocer un comportamiento obsesivo son:

Nos llama por teléfono a todas horas, muestra celos sin fundamento, trata de controlar nuestra forma de vestir. Si se producen estos hecho u otros parecidos lo mejor es mantenerse alejado de esa persona.

En conclusión el amor si se sabe disfrutar con la pareja es maravilloso pero cuando el amor es obsesivo , se convierte en algo dañino lo mejor para las dos personas es dar por terminada la relación de pareja. 


 

 

 

relación de pareja

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: