SIN AMOR DE MADRE


Amor asía tus hijos, ya no existe

ellos al igual que yo, nada te son.

El afecto que ayer tú les tuviste

ha sucumbido, sin valida razón.

 

El amor, que tus hijos te tienen

es algo que sin razón tú truncas

Y en los días, que postreros vienen

Posiblemente te verán ya nunca.

 

Que estén contigo no es posible

aunque ellos, tu presencia añoran

deseosos de compartir contigo.

 

Pero tú, lo haces hoy imposible

aunque ellos, suplicantes lloran

ese tu amor, hoy desconocido.

 

LA MADRE MIA


Universal siendo éste día

es a todas ellas dedicado

Algunas rebosan de alegría

pero mi madre ha faltado

 

Por ella brindar no puedo

ignorado para ella es éste día

No la pudo tampoco felicitar

yerta se halla la madre mía.

 

Cuantas, serenatas reciben,

a unas llegan ramos olorosos

y otras, con sus hijos se ríen

 

En cambio, en éste festivo día

mis ojos, se encuentran llorosos

porque me falta la madre mía.

 

FUE MI MADRE

 

Muy joven, ayer fue embarazada

luego su vientre se fue crecido

A su tiempo, y a la hora llegada

un hijo varón, le fue nacido.

 

Su bella juventud le dedicó

por él luchó, sin nada escatimar

Siempre lo amó, y aunque creció

ella nunca le dejo de amar.

 

Noches de insomnio ella pasó

cuidando su preciada vida

Con ternura lo arrullo en su brazo

esa madre, como tantas querida.

 

Temprano, feliz se levantaba

a luchar por su hijo adorado

Canciones de cuna le cantaba

y nunca, le negó un cuidado.

 

Como madre, siempre fue guía

en su niñez y en su pubertad.

Por él trabajó día tras día

olvidando a veces descansar

 

Ella fue su consejera pía

y nunca su ternura negó

Lo reprobó, cuando mal hacia

y siempre, hasta morir le amó.

 

Ella, al entrar en su ocaso

quiso a su lado descansar

Y entre su flácido brazo

le tomaba para recordar.

 

En su vejez, por él sufría

y elogiaba a su hijo amado

Él, a su amor correspondía

Y hoy se halla anonadado.

 

Un hondo vacío queda en él

Añorando a quien le dio la vida

Como hijo, fue obediente y fiel

Y llora, a su madre fenecida

 

La recuerda, en la mustia tarde

y al sentirse, solo y abatido

Dijo: Ella fue mi Santa Madre

Y yo soy, su orfandado hijo.

 

UNA DE ELLAS


Ya esta, preñada mi hija

pronto abuelo, voy a ser

Es grande, en mí la alegría

porque un nieto, va a nacer.

 

Ya su barriga, se crece

pues mi nieto, va creciendo

A mi, correcto parece

y mi hija, sigue siendo.

 

Los vecinos, mal lo ven

porque esta, embarazada

Y preguntan. ¿Es de quien?

si aun, no esta casada

 

A mí, sus dichos no intrigan

ni a mi hija, causan mal

No vivo, de lo que digan

pues ella, ya tiene edad.

 

Aquéllas, que la critican

aunque casadas, lo son

Predican, y nunca aplican

sus hijas, tienen de a dos

 

Preñada, sí está mi hija

mas no, la juzgare yo

Ni me apena, su barriga

porque ya, se le creció.

 

Lo que los vecinos, digan

a mi, no me ofende en nada

Y dejo que en chismes, sigan

con esa, cola quemada

 

Esas, que a mi hija viendo

les da risa, al instante

Por ellas, si pena siento

de saber, tienen amante

 

Una, de esas señoras

quizá, la mas extrañada

La critica, a toda hora

porque no queda preñada

 

Ella, sin razón se ensaña

con mi nieto, concebido

Mientras solapada, engaña

con otros, a su marido

 

Así, como ella hay otras

y como ellas, sus hijas

Son brinconas, como potras

y fornican, distraídas

 

De ellas, si pena siento

por su ignorancia, atrevida

Lo de mi hija, no lamento

no es la primera, en la vida

 

A mi hija, yo la admiro

y no debo, reprocharle

Pues si va, a tener un hijo

será, por querer ser madre.

 

Las mujeres, que son madres

son diáfanas, y bellas

Sin nada, que refutarles

y mi hija, es una de ellas.

 

Que las madres, Dios Bendiga

y reciban, mucho amor

Que entre ellas, ya mi hija

a formar parte, llego.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: