amantes

CUANTO AMOR LLEVAS DENTRO DE TI

¿Cuánto amor puede abrigar un ser humano dentro de sí? ¡No sabemos! Atesorar o guardar amor íntimamente, no tiene cifras, números, ni siquiera un modesto collar de cuentas para conocer la cantidad y por carambola la calidad de un amor en particular o saber de qué clase de amor estamos hablando. ¡Solo estamos especulando! ¿Cuántas clases de amor existen? ¡Infinitas! Estamos hablando con propiedad, si hablamos de tipos de amor, de sus gradaciones y cualidades…

Cada uno de nosotros llevamos internamente la capacidad potencial de amar en nuestros corazones es algo intrínseco del ser humano y si nos ponemos extremistas hasta en los seres irracionales existe esta capacidad. Ahora; la fuerza, el ímpetu, la entrega y calidad es; algo innato de cada ser, se nace con esa cualidad, aunque la familia, el ambiente y el entorno, influyen sin duda alguna en modificar de alguna manera, la expresión de los sentimientos y emociones que acompañan al amor.

corazón

Diferentes formas de amar

Hay quien ama denodadamente, hasta el delirio, convirtiendo el amor en algo encadenante, dependiente, apegado a alguien o algo que; llegado un momento esclaviza, dirían los fanáticos del amor; “dulce esclavitud”… Sin embargo el amor no tiene porque ser sometimiento, el amor no debe estar hecho de entrega irracional. Debe estar hecho de comprensión, tolerancia, consideración y una clara conciencia de la dignidad de este sentimiento. De hecho no podemos convertirlo en una tortura atosigante, tenemos que darle su espacio al ser amado, de manera que se sienta cómodo, querido (a) estimado (a).

Se piensa que el amar reposadamente es un amor falto de vehemencia en la expresión. Los que aman tórridamente no se sienten totalmente complacidos con esta especie de sentimiento, a su libre entender, desapasionado. Por supuesto; que el que tiene arraigado en su espíritu, que el amor ha de tener fuego y poder, para considerarlo verdadero, un sentimiento apacible no lo llena. He aquí donde hay que desglosar de qué clase de amor estamos hablando. El amor que se le tiene a la madre, al padre, a la familia en general y a los amigos es; completamente diferente al que se le dedica a la novia, esposa, hijos, incluso a la mascota y objetos.

pasión

El amor de los amantes

La novia (o), en su momento es el objeto de todas nuestras atenciones, esa es la etapa de la ensoñación, la que copa todo nuestro interés y causa de nuestras primeras frustraciones y felicidad, la que recibe el homenaje de las lágrimas primeras, de felicidad o de dolor causadas por un ser querido, y protagonista de nuestros sueños húmedos, ofrendas que ponemos a sus pies. Hay un divorcio de la pasión en los amores filiales y de amistad, más no es así en los amores de los amantes, cuando decimos amantes hablamos también del matrimonio en el buen sentido de la palabra.

La pasión es el ingrediente infaltable, es la sal, el frenesí que ponemos en la relación amorosa. La pasión, el deseo, nos constriñe de tal forma que; resulta casi una odisea apartarnos de nuestra amada (o). No es posible concebir que el amor de pareja sea un erial desprovisto de querer, que es poder y deseo en una sola acción y una sola función.

Finalmente llegamos a la misma disyuntiva. ¿Cuánto amor puede atesorar cada ser humano en su corazón? ¡Misma respuesta! No sabemos. ¡Es especulación pura! Las formas de amor son infinitas, como sus cualidades. Y por supuesto; sus desviaciones, sus defectos y hasta la ignorancia con que se puede asumir. Verdaderamente cada quien es responsable de las virtudes y deformaciones de su forma de dar y recibir amor, es algo personal, individual, donde los demás no tienen injerencia, ni es válido tan siquiera opinar de las formas y los modos del amor de alguien.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: