esclavitud

El amor que esclaviza

Estoy con aquellos que dicen que; no hay que amar a quien no quiere a uno (a), porque a lo mejor tengo esa especie de switch (interruptor), que tienen otras personas también, son; eminentemente prácticas, pienso que aún en estas cuestiones debe privar algún sentido racional, en los asuntos de afecto no me duele nada.

Puedo creer, con sinceridad, más; en un amor más tranquilo, sereno, en un amor que construye, esto en respuesta a una pregunta realizada por alguien muy cercano, sobre a como me ha ido en el amor. Creo haber dado en mi criterio, una respuesta sana y simple que además la circunscribo como una respuesta que quizá todos desearíamos acuñar como propias, cuando se nos consulta sobre como asumimos una relación de pareja.

Quizás sea ese aliado invisible, ese switch del que hablábamos arriba, la clave para el manejo saludable de las cuestiones sentimentales y las emociones del corazón, porqué; no pensar claramente en que el amor verdadero debe ser auténtico que se reafirma y se dilata en el encuentro afectivo. El amor verdadero debe ser de ida y vuelta, te amo y me amo, recordando que sin amor propio no hay relación que perdure; ten presente que, si para amar debes de dejar de ser tu mismo, mejor es; no amar.

Internalicemos, que un amor indigno es nada más y nada menos que una forma de esclavitud. Los amos no aman a sus esclavos, los explotan o los compadecen, Cuando se vive una relación evidentemente enfermiza, ese alguien debería declararse en desacato afectivo para iniciar de inmediato el proceso de liberación. Hablar de dependencia es hablar de adicción y eso tiene que ver con ese apego que termina con la libertad, convirtiéndose esto en el yugo que demanda hasta la dignidad personal. Generalmente es el miedo el que pone límites, encierra y somete.

amorosamente

Necesario es que ante una relación sentimental inconveniente, se debe desarrollar un pensamiento de afirmación y, renunciar sin duda a lo que es efectivamente dañino. De esto en suma se trata el desapego, que significa tener la capacidad para romper un vínculo netamente negativo, que cercena el crecimiento personal. Sin embargo para que el proceso de desapego funcione, lo primero que hay que aprender es; a decir “no”, ser capaces de asumir los derechos personales, para forjar o restablecer la propia identidad.

Para terminar, eventualmente existen relaciones de pareja entre amos y esclavos, donde paradójicamente, los últimos son felices pero; en estos casos se decanta una patología que limita el crecimiento personal del sometido, Cabe mencionar que; la violencia debe ser un ingrediente sin presencia en una relación de pareja y, que el respeto debe ser un componente infaltable en el amor auténtico.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: