el Amor doloroso de Dios

AMOR DOLOROSO

¿Cómo respondemos cuando nosotros, entre otros, experimentamos las consecuencias de nuestras elecciones pecaminosas? ¿Estamos aprendiendo a darles la bienvenida como viniendo del corazón y la mano amantes del Padre?

La llamada de Dios es una imagen del amor buscando una respuesta, recordándote de Quién es y de cuánto te quiere, intentando despertar una respuesta de amor y gratitud de distintas formas, llamándote a que vuelvas. Es como el padre en la historia del hijo prodigo, mirando al horizonte esperando ver a ese hijo volver, deseando que vuelva.

“Dios nos susurra en nuestros placeres; nos habla en nuestra labor; nos grita en nuestro dolor”. Cada uno de nosotros sabemos que ha habido momentos cuando no escucharíamos a Dios, no prestaríamos atención a lo que estaba diciendo Su Palabra, hasta que Dios nos puso enfermos en cama o nos permitió ser mal heridos.

Pero cuando eso no funciona, le queda un paso en el programa: juicio. Verás, el juicio no es la forma que Dios tiene que decir: “He terminado contigo”. No es una marca del abandono de Dios; es el último acto de amor de Dios para volverte a Él. Es el último recurso de amor, es el AMOR DOLOROSO con que Dios te va a llamar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: