Un “Hola ¿Cómo estás?”He pensado mucho en ti. Te extraño”Nos veremos muy pronto” “¿Cuándo nos veremos?” Son las frases recurrentes que se intercambian con los simples y fríos mensajes de texto, a través de chats interminables y llamadas donde conectas con la emoción de las palabras de otro.

La relación a distancia no es un concepto extraño ni novedoso, la tecnología actual hace posible y más llevadero una relación de esta naturaleza. Tenemos en las palmas de las manos la mejor herramienta para mantenernos comunicados con cualquier persona en cualquier parte del mundo, pero la fría pantalla iluminada no sustituye la mano cálida y la sonrisa radiante de tu pareja, el de un amigo o del familiar que desde hace años no ves.

Porque algo que también debemos de tener presente son las distintas naturalezas de una relación y que cada una tiene su propia complejidad. Para los mejores amigos que se separan es como despedirse de un hermano, para las familias se desprende de un miembro y las parejas se dividen; todos con promesas de volver a verse.

A pesar de aquello no es un secreto que una relación de pareja es más difícil de sobre llevar en la lejanía, porque la familia siempre lo va a seguir siendo y en la mayoría de los casos los amigos pasan semanas sin comunicación para comenzar a hablar como si nada, y dando crónicas de lo sucedido en sus vidas.

Pero en una pareja intervienen elementos más significativos. La comunicación debe de ser constante, lo suficiente para sentir la ausencia con menor impacto pero no para saturar a la otra persona, porque la particularidad de mantener una relación a mundos de distancia se debe a que cada una de las partes comienza a hacer una vida independiente, paralela a la relación, mientras que el otro es solo un espectador pacientes que espera a que la otra mitad comparta sus vivencias.

“Buenos días”

“Buenas noches”

Y toda la conversación que pueda haber entre esas dos frases no serán suficientes para mantener una relación amorosa a distancia, con la falta de contacto físico desaparece un aspecto fundamental dentro de la dinámica de pareja, además el destinatario de los mensajes y llamadas verá solo lo que la otra mitad decida enseñar; donde sería bien justificada la popular frase “amor a distancia felices los cuatro” no por esto he de asegurar que las relaciones amorosas de este tipo están destinadas al fracaso, existen miles de historias de vidas que prueban lo contrario.

El motivo de este tipo de relación llegan a ser muy variados, ya sea porque alguna de las dos partes se moviliza por asuntos laborales, familiares, o son personas que a pesar de nunca haberse visto a los ojos y conocido por cualquiera red social, deciden tener una relación oficial.

Este último tipo de pareja tiene un elemento extra en su relación; el anonimato, y la intriga que representa nunca haberse visto en persona. Aún así los principios fundamentales son los mismos que una relación convencional, entendimiento, confianza, amor y respeto. Pero duplicados en niveles cósmicos, gracias el ingrediente extra de la distancia. Que siempre debe de ser desgarrada con la fecha próxima de encuentro, porque al final de todo, la pareja debe aspirar a terminar con el distanciamiento.

“Ya tengo el boleto. Nos veremos el mes que viene”

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: