Amor,amor

Muchas personas pretenden mejorar su vida ecónomica sin importarles el cómo y toman como opción el tener una pareja que les facilite esa mejora. La venta del amor y de los sentimientos sigue estando presente en la actualidad. 

Los sentimientos se siguen vendiendo en el amplio mercado de la conveniencia. Y quienes así lo ven no reparan en si lo que hacen es moral o no. 

Hay muchos que se muestran sorprendidos cuando tienen conocimiento de un caso amor de conveniencia. Pero el deseo de escalar a una posición mejor forma parte de la exigencia de una sociedad demasiado globalizada, y que ha basado todo en torno a lo material. Por lo que las relaciones de pareja no representan una excepción. 

El amor de conveniencia

Normalmente quien esá al lado de alguien por conveniencia es consciente del hecho, pero se niega a reconocerlo porque lo único que le importa no es el medio por el que lo ha logrado sino el fin de haberlo conseguido. También es cierto que quien comparte que alguien esté a su lado por conveniencia tiene la misma razón.

Les une el mismo interés

Es habitual que existan relaciones de pareja en las que el único interés que tienen para estar juntas sea el dinero. Ya que uno de los dos tiene la suficiente capacidad económica para complacer al otro en todo lo que pida solo por conseguir que permanezca a su lado. 

Algo que no puede dejar de considerarse como muy triste es el hecho de que estas personas piensen que sin dinero no serian capaces de tener a alguien a su lado.

Termina siendo un problema

Si ese aspecto se mira desde el punto de vista psicológico se llega a una clara conclusión este tipo de personas carecen del sentido de la moral, son mentirosas y además son bastante hipócritas y manipuladoras. Lo que les lleva a hacer creer que entre ellos realmente existe amor. 

El impacto que tiene en la sociedad

De estas actitudes es de donde surgen los servicios de compañía exclusivos, donde tanto las mujeres como los hombres se dedican a vender su cuerpo a aquellos que tienen un alto nivel económico. 

Quien carece de valores no solo es capaz de vender su cuerpo sino que al mismo tiempo tambiénn está vendiendo su alma. 

No existe una cotización que diga a las claras cual es el precio de los sentimientos, lo que realmente existe es la negativa a aceptar que son un bien como otro cualquiera. 

Lo que realmente no se puede entender es que existan personas que realmente piensen que sacrificando la búsqueda del amor verdadero a cambio de un beneficio económico van a ser felices, no pueden estar más equivocados. 

La sociedad actual se ha quedado estancada tanto por la constante pérdida de valores como por los malos gobiernos quienes con sus nefastas políticas han contribuido al notable atraso de la misma. 

 

 


 


 


 

Amor,amor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: